Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Reglas de conducta para los salones de belleza que no están escritas en los libros de texto de etiqueta

En un salón de belleza puedes pasar un buen rato, arreglarte, relajarte, charlar, beber té o café, pero todo esto solo es posible cuando no hay un montón de pensamientos en tu cabeza sobre cómo comportarte en una situación determinada. ¿Hay que lavarse el pelo antes de una visita a la peluquería? ¿Cómo decir que no te gustó el corte de pelo? Y otras preguntas que nos vienen a la mente y siembran el pánico allí.

Genial.guru recordó sus visitas a los salones de belleza e hizo una lista de respuestas y reglas que hay que seguir para pasar tiempo con el estilista de manera útil y sin malgastar los nervios.

¿Hace falta lavarse el pelo antes de ir a la peluquería?

Ha pasado mucho tiempo desde los días en que las tinturas tenían amoniaco, estropeaban el cabello y resecaban el cuero cabelludo. Las formulaciones actuales son prácticamente inofensivas, y muchas de ellas no contienen amoniaco, por lo que se puede lavar el cabello el día de la visita a la peluquería. Si no se planea teñirse el pelo, entonces lavarse la cabeza es aún más necesario: será desagradable para cualquier profesional trabajar con un cabello sucio. Por supuesto que también puedes lavarte el cabello en el salón, pero algunos cortes de pelo, y más aún los peinados, se realizan en cabello seco, por lo que es mejor no perder tiempo y dinero y usar la ducha en casa.

¿Cómo atenderse con otro estilista del mismo salón? ¿Está bien hacerlo?

Las razones por las que alguien puede querer cambiar de estilista pueden ser de lo más diversas: no solo por la falta de experiencia del profesional, sino también por las ganas de probar algo nuevo, un horario de atención inconveniente, etc. Esto es absolutamente normal y no hay por qué entrar en pánico. Al cambiar, agradece a tu antiguo profesional (si hay algo que agradecerle), y avísale que has encontrado otro especialista. Sin embargo, surge una situación más difícil cuando estás a punto de cambiarte a un estilista del mismo salón. Pero en este caso, también es mejor advertir al profesional anterior con anticipación, hacerlo ayudará a evitar situaciones embarazosas.

Vale la pena recordar que no importa cuál sea la relación con el estilista anterior ni sus habilidades, en ningún caso hay que hablar mal de él frente al nuevo profesional. Esto puede provocar hostilidad o competencia dentro del salón.

¿Se puede registrar el trabajo del profesional durante el proceso de prestación de un servicio?

Permitir o prohibir la filmación en un lugar público no solo se rige por la conciencia, sino también por la ley. En algunos países, por ejemplo, puedes filmarte a ti mismo o al profesional que brinda un servicio en un salón de belleza, pero no podrás publicar el video, por ejemplo, en tu blog, sin el consentimiento del estilista. Al recibir un servicio en un salón de belleza, recibes la información a la que tienes derecho según la Ley de Protección al Consumidor. Pero prepárate para el hecho de que el poco amable personal de seguridad o el administrador te pidan que no registres nada y te retires. No tienen razón, pero solo será posible demostrarlo en los tribunales.

¿Cómo comprobar si una manicura será segura?

En primer lugar, hay que calmarse y comprender que los tiempos en los que los instrumentos no se cuidaban se han hundido en el olvido, y hoy en día los responsables del salón son más conscientes. Si esto no ayuda, hay que asegurarse de que todas las herramientas de manicura desechables se utilicen solo para ti y se descarten después del procedimiento realizado. Los instrumentos de hierro reutilizables deben esterilizarse en autoclave o al menos desinfectarse con una solución y una lámpara especial.

No temas preguntarle al profesional cómo se esterilizan las herramientas antes de prestar el servicio. Si quieres estar aún más protegida, no te afeites las piernas justo antes de la pedicura, para que ningún microbio pueda llegar a través de los microcortes. Si las dudas aún persisten, los usuarios de la red recomiendan ponerse en contacto con una organización que brinde control sanitario y epidemiológico en la ciudad y verificar si ha habido alguna queja sobre un salón en particular.

¿Cómo decirle a un profesional que no tienes ganas de charlar?

Los clientes (al igual que los profesionales de los salones de belleza) se dividen en dos tipos: los que aman charlar en el proceso de la prestación del servicio y los que prefieren estar en silencio. Sin embargo, incluso el parlanchín más empedernido puede no tener el ánimo o la fuerza para hablar. Si no quieres mantener una conversación con el profesional, pero no puedes decírselo directamente, puedes tomar una revista en la recepción o preparar un libro con anticipación. No inicies una charla trivial y sumérgete en la lectura. Es poco probable que el estilista ignore tu deseo e insista en mantener una conversación.

¿Cómo decirle al estilista que no te gustó el servicio o el resultado?

A veces sucede que no te gusta el corte de pelo o la coloración realizada. El primer consejo que se puede dar en tal situación es respirar profundo y recordar que los cabellos, como se dice, no son dientes y definitivamente volverán a crecer. Después de eso, junta coraje y cuéntale al profesional tus impresiones. Es posible que el corte de pelo no sea malo, pero que necesites tiempo antes de acostumbrarte al nuevo look y llenar el WhatsApp del estilista con agradecimientos.

Y si el servicio se realizó mal o simplemente no te gustó, entonces lo más importante es discutir los detalles con el profesional. La mayoría de los problemas se pueden corregir rápida y fácilmente, pero es importante transmitir con precisión tu mensaje al especialista. Puedes mostrar los detalles con las manos o en una foto en Internet. Si no logras ponerte de acuerdo con el profesional, hay que comunicarse con el administrador. Es posible que sugiera corregir el problema con la ayuda de un estilista más experimentado o de alguna otra manera. Estos consejos también son relevantes para otros servicios de belleza.

¿Hay que pagar el servicio si no te gustó?

No hay una respuesta única a esta pregunta y la solución siempre se halla mediante una negociación entre el salón y el cliente. En muchas situaciones, un administrador o estilista puede ofrecer una corrección gratuita del trabajo que no te gustó, porque cualquier profesional quiere que los clientes se queden contentos. Es muy posible que la insatisfacción del cliente se pueda corregir durante un nuevo procedimiento, por el cual tampoco se le cobrará dinero.

Si lo que quieres es recuperar el dinero luego de hablar con el estilista, el problema deberá resolverse con el administrador o el gerente del lugar. Sin embargo, algunos profesionales aconsejan recurrir a esta solución como último recurso, y solo si no planeas regresar a este espacio de belleza. Porque es poco probable que después de una situación tan desagradable, alguno de los especialistas quiera volver a atenderte.

¿Cómo decirle a un profesional que huele demasiado fuerte o desagradablemente?

Cualquier servicio de belleza implica un estrecho contacto entre el profesional y el cliente, por lo que no es de extrañar que ciertos olores puedan interferir en el proceso. Algunos estilistas pueden usar un perfume fuerte, que el cliente seguramente sentirá. Señalarle a otra persona que un olor desagradable emana de ella no siempre es fácil, por lo que los usuarios de Internet recomiendan hacerlo tête à tête. Aclara que no lo dices para ofender, sino porque tienes alta sensibilidad a los olores. Puede resultar que la persona ni siquiera sea consciente de que huele demasiado fuerte.

¿Hay que advertirle al profesional si tienes días críticos, embarazo o lactancia?

Durante la menstruación, la sensibilidad de las mujeres aumenta y el umbral del dolor disminuye. Por lo tanto, puede resultar doloroso depilarse, hacerse la manicura o darse un masaje. Vale la pena advertir al profesional sobre esto para que realice el procedimiento con más cuidado y no se asuste de tu mayor reacción.

Durante un cambio en los niveles hormonales (embarazo o lactancia), la piel puede deformarse por hinchazón o estiramiento, por lo que es mejor posponer algunos procedimientos de belleza para más adelante. Por ejemplo, los tatuajes o el microblading. Además, debido al aumento de la circulación sanguínea durante estos períodos, el pigmento de la pintura puede no quedar como se desea. Por lo tanto, cuéntale al profesional estos matices de tu salud.

¿Cómo pedirle al profesional que te muestre su trabajo? ¿Está bien hacerlo?

La primera visita a un nuevo profesional siempre es un momento emocionante y un poco incómodo. La situación se complica por el hecho de que la experiencia laboral y las habilidades de un especialista no siempre son obvias. En este caso, es una práctica bastante normal pedir que te muestre su Instagram o imágenes de sus trabajos. Además, gracias a las fotografías o los videos de los trabajos anteriores, puedes sentir el ambiente en el que trabaja el profesional, el estado de ánimo con el que terminan los clientes, el ritmo general de trabajo. Quién sabe, tal vez te guste tanto que no solo encontrarás a un estilista genial, sino que también te suscribirás a un bloguero de belleza nuevo e interesante.

¿Y con qué situaciones en las que no sabías qué hacer en un salón de belleza te enfrentaste tú?

Compartir este artículo