Qué te pondrías si vivieras en otros planetas

Curiosidades
hace 1 mes

Prepara tu armario: ¡te mudas a Mercurio! Tu misión es averiguar qué necesitas llevar ahí para sentirte cómodo. Así pues, este es el planeta más cercano al Sol en nuestro sistema solar. Aquí hace bastante calor. Unos 427 ℃. El doble de lo que puede producir el horno de tu cocina. Necesitas un traje que refleje el calor como este. Parece un papel de aluminio para asar patos. La superficie brillante, casi como un espejo, refleja los rayos de calor y evita que todo lo que hay dentro se hornee. O sea, tú. Este traje está diseñado para llegar al corazón de los volcanes de la Tierra y puede soportar hasta 800 ℃. Eso es el doble que en el ecuador de Mercurio.

Oh, y lleva un tanque de oxígeno. Si no, no podrás respirar ahí. Y necesitas atar unas pesadas mancuernas a tus piernas. Mercurio es más pequeño que la Tierra, y la gravedad es casi 3 veces más débil aquí. Así que tienes que aumentar tu peso casi 3 veces para sentirte cómodo. Se pone extremadamente helado por la noche, así que tienes que llenar tu traje térmico con aislante. Pero ni siquiera eso te salvará del frío, es 3 veces más helado que en el polo norte. Además, la atmósfera de Mercurio no te protege de la radiación solar tan bien como la de la Tierra. Así que tienes que llevar gruesas placas de plomo bajo tu traje para protegerte. Pero lo mejor es simplemente evacuar este planeta.

El siguiente es Venus. Aunque se le llama la hermana gemela de la Tierra, el paisaje aquí es aterrador. Un desierto caliente con volcanes y nubes tan densas que apenas se puede ver el Sol. Estas contribuyen al efecto invernadero. Así que Venus es el planeta más caliente del sistema solar. 477 ℃. Pero el habitual traje reflectante del calor no te ayudará esta vez. La presión atmosférica aquí es 92 veces mayor que en la superficie de la Tierra. Eso es como bucear a 920 m bajo el agua. Así que el aire en este lugar simplemente te aplastará. Para sobrevivir, se necesita un traje hermético de titanio u otro material resistente.

En la Tierra, utilizamos un traje de buceo atmosférico como este para soportar la intensa presión bajo el agua. Es como un minisubmarino con forma de cuerpo humano. Y ya está equipado con un tanque de oxígeno. Sí, el aire de Venus no solo es irrespirable, también es tóxico. El siguiente planeta es la Tierra. Mira por la ventana y decide por ti mismo qué ponerte hoy, ¿okey? Vamos al satélite de la Tierra, la Luna. Algunas personas ya han estado aquí, y llevaban trajes espaciales bastante grandes. Lo principal es llevar un tanque de oxígeno. Está contenido en una mochila junto con el sistema de soporte vital. Aunque hace frío, no hay atmósfera. Es casi un vacío. Y no hay partículas de aire que tomen el calor de tu cuerpo. Así que no te congelarás al instante.

Tu traje en sí debe ser hermético y mantener la presión atmosférica en su interior. Cuanto menor sea la presión, menor será la temperatura a la que el fluido puede hervir. En el espacio, los fluidos de tu cuerpo pueden evaporarse en segundos. No quieres eso, así que debes llevar un traje espacial. También te salvará de la peligrosa radiación solar. La Luna está indefensa ante ella. Y la gravedad aquí es 6 veces más débil que en la Tierra. Así que puedes saltar 6 veces más alto y levantar 6 veces más peso. Tiene sentido llevar un poco de peso, para no sentirse tan torpe como los primeros astronautas.

Próxima parada: Marte. En verano, se puede caminar por aquí en pantalones cortos y camiseta. La temperatura más alta registrada aquí es de unos 35 ℃. En tiempos más fríos, tendrías que llevar un suéter y una chaqueta caliente aquí. Tal vez incluso dos. La temperatura promedio aquí es ligeramente más fría que el punto más helado de la Tierra. Pero la presión atmosférica aquí es frustrante. Es 170 veces inferior a la que estamos acostumbrados. Toma la altitud a la que vuelan los aviones comerciales en la Tierra. Multiplícala por 3. Las condiciones ahí son muy similares a las de Marte. Hace frío y no hay oxígeno para respirar. Sin un traje espacial, durarías como mucho 2 minutos en Marte. Así que necesitas un traje espacial hermético todo el tiempo en su superficie.

Los científicos de la NASA están preparando una nueva generación de trajes espaciales que permitirá a los astronautas trepar, arrastrarse y agacharse sin dificultad. Te sentirás como un auténtico atleta en la superficie de Marte. La gravedad ahí es 3 veces más débil que en la Tierra. Así que ahí podrías levantar fácilmente un animal del tamaño de un tigre. No olvides ponerle un traje espacial, por supuesto.

Ahora volemos a través del cinturón de asteroides para adentrarnos en el espacio y llegar a Júpiter. Es el planeta más grande de nuestro sistema solar. Y es un gigante gaseoso. Eso significa que no hay superficie sólida, así que no puedes ni siquiera pararte ahí. Aunque, hipotéticamente, podrías saltar hacia Júpiter. Entonces seguirías cayendo hasta el núcleo del planeta. Supongamos que estás de pie en una plataforma justo por encima de la superficie del planeta. Lo primero que sientes es la fuerza de gravedad. Aquí es 2,5 veces más fuerte. Sientes que te tira hacia abajo, y apenas puedes saltar. Así que sería bueno equipar tu traje espacial con un exoesqueleto que sostenga tu cuerpo y te ayude a moverte.

Además, hace un frío increíble. Lo sentirás a unos −145 ℃ en la superficie de las nubes del gigante gaseoso. Y lo que empeora las cosas es el viento constante. Puede alcanzar velocidades de hasta 1 450 km/h. Casi el doble de la velocidad de los aviones comerciales en la Tierra. Ese tipo de viento frío sacará instantáneamente el calor de tu cuerpo. Así que tu traje espacial debe ser muy grueso y cálido. Pero la presión en la parte superior de estas nubes es casi la misma que en la Tierra. Técnicamente, aquí podrías incluso quitarte el casco si no fuera por la falta de oxígeno y el frío intenso.

¿Quizás Saturno promete mejores condiciones? Otro gigante gaseoso. La fuerza gravitacional aquí es casi la misma que en la Tierra, así que nada limitará tus movimientos. Excepto por un enorme traje espacial. Aquí hace aún más frío que en Júpiter. Y la presión aquí es la misma que la de unos 5 m bajo el agua en la Tierra. Así que el traje espacial no solo te permite respirar y mantenerte caliente, sino que mantiene tus tímpanos intactos. ¡Oye, agárrate fuerte! Una ráfaga de viento de más de 1 770 km/h casi te hace volar. Eso no es inusual en Saturno. Ese tipo de viento en la ¡Tierra podría llevarte de una costa a otra de los Estados Unidos en solo dos horas y media!

La única opción para calentarse aquí es saltar al centro del planeta. Cuanto más te acercas al núcleo, más se calienta. Pero la presión aumenta a una velocidad tremenda. En solo unos segundos de caída libre, incluso el traje de titanio más resistente será aplastado. Pongamos por fin un pie en una superficie sólida. Titán, la luna de Saturno. Es 1,5 veces el tamaño de la nuestra y un 80 % más pesada. Y su superficie está compuesta principalmente por hielo de agua y roca. La presión aquí es un poco más alta que en la Tierra. No sentirías ninguna molestia si no fuera extremadamente frío. Titán está 9,5 veces más lejos del Sol que la Tierra. Así que nuestra estrella apenas puede calentar esta luna. El aire aquí es mayoritariamente nitrógeno, como en la Tierra. Pero el oxígeno está completamente ausente, así que es imposible respirar sin un traje espacial.

Puede haber un enorme océano bajo la superficie de Titán. La gravedad de Saturno calienta el núcleo de esta luna lo suficiente como para que el hielo se derrita. Además, debe ser extremadamente salado, lo que significa que puede permanecer líquido incluso a temperaturas muy bajas. Los dos siguientes planetas son Urano y Neptuno. Así pues, Urano ostenta el récord de planeta más frío de nuestro sistema solar. La temperatura aquí es de unos −224 °C. Así que trae el traje espacial más cálido que tengas. Dicen que si saltas a su centro, en un punto, la presión se vuelve tan alta que convierte el hidrógeno en una corteza de hielo. Y si bajas aún más, puedes ver el núcleo rocoso.

Neptuno, por su parte, ostenta el récord de los vientos más fuertes del sistema solar. Es un gigante de hielo, como Urano. Así que el código de vestimenta aquí es el habitual: un traje espacial supercaliente, un tanque de oxígeno y un sistema de calefacción. Hasta ahora, no tenemos el tipo de trajes espaciales que te ayudarían a sobrevivir en cualquiera de los gigantes gaseosos. Pero si llegas al núcleo de Neptuno, se pone muy caliente. Su temperatura es casi la misma que en la superficie del Sol.

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas