20 Personas que decidieron llevar sus propias reglas a otro país, pero sufrieron una colisión cultural

Gente
hace 2 años

Cada vez que vamos a otro país, tratamos de prepararnos a fondo y estudiamos guías y foros en línea. Sin embargo, todas nuestras ideas sobre un nuevo lugar pueden cambiar en segundos si, después de salir del aeropuerto, de repente observamos el comportamiento de los residentes locales.

Genial.guru decidió compartir contigo las historias reales de personas que terminaron en un país extranjero, y se asombraron al enfrentarse a los hábitos y costumbres inexplicables de los locales.

  • Vivo en Alemania. Estaba eligiendo una sandía en el supermercado. La tomé y la golpeé para ver si estaba madura, luego tomé otra. Un joven alemán observó con mucha atención lo que estaba haciendo. Luego, con una expresión seria, tomó un melón y lo golpeó de la misma manera. Bueno, ¡te deseo mucha suerte en la elección de un melón de esta manera, amigo! © “Oídoporahí” / Ideer

  • Unos amigos vinieron a visitarme a España en un viejo auto Volga. Invité a los chicos a ver el pueblo de Cullera con su hermosa playa y una fortaleza árabe en lo alto de un cerro. Tan pronto como entramos en la ciudad, nos detuvo la policía. Adivina por qué. Nunca antes habían visto un coche como ese. ¡Pero lo más impresionante fue su propuesta de acompañarnos! Así que recorrimos toda la ciudad hasta la fortaleza, donde bromeamos y nos tomarnos fotos con los chicos uniformados. © valencia_na / Instagram

  • En Alemania, es costumbre agradecer a todos y sonreír por todo. En un restaurante alemán, la camarera recogía los platos de una pasta repugnante y con una sonrisa preguntó en buen alemán: “¿Le gustó?”. Le respondí sonriendo: “¡Estuvo asqueroso!”. Y ella me respondió en mi idioma: “Bueno, ¿qué se puede hacer? Tenemos un cocinero así”. Nos reímos con ella durante mucho tiempo. © “Oídoporahí” / Ideer

  • Vivo en París. Doblé en mi calle, y un hombre de unos 40 años me detuvo y me dijo que solo quería decir que soy increíblemente hermosa. Mantuvimos la siguiente conversación: me preguntó de dónde era, etc. Y luego, de repente, preguntó: “¿Estás enamorada?”. Decidí seguirle el juego, esbocé una sonrisa y respondí: “¡Locamente!”. A lo que este hombre sonrió ampliamente, dijo: “Excelente”, y siguió tranquilamente su camino. © “Oídoporahí” / Ideer

  • Estaba en la conferencia introductoria de un proyecto internacional. Un italiano desconocido que estaba sentado a mi lado frotaba una moneda con su camisa, luego la olfateaba, luego la tocaba con las manos, la olfateaba de nuevo. Se volvió hacia mí y me dijo: “¿Sabías que las monedas solo huelen realmente cuando las tocamos con las manos?”. Bueno, yo también puedo presumir con datos inútiles, respondí: “¿Sabías que puedes sentir tu propio olor en la curva de tu codo?”. Y él exclamó: “¡Impossibile!”. Olfateó los pliegues de sus codos, luego los míos. Así empezó nuestra amistad. Como si fuéramos perros. © “Oídoporahí” / Ideer

  • Una vez tuve un caso en el que un español sacó una silla frente a mi nariz, se encogió de hombros, se sentó en ella y dijo: “Igualdad”. Y me quedé de pie con la boca abierta por un acto tan poco caballeroso. © olgasonrisa / Instagram

  • Fui a hacer un intercambio a Europa. Un fin de semana, todo el grupo se fue a una casa de campo. Empaqué cosas como para un mes, por lo que era difícil cargar con la maleta. Le pedí ayuda a un italiano.
    —¿Está segura?
    —Sí, por favor ayúdame.
    —Ok.
    Tomó mi maleta y la llevó hasta el coche. Entonces otro compañero de clase se me acercó corriendo y me explicó gentilmente que si yo no esperaba tener una relación con ese italiano en particular, entonces debería llevar la maleta yo misma. De lo contrario, le estaba insinuando abiertamente que quería “conocerlo mejor”. Terminé gritando a viva voz que me devolviera la maleta. © “Oídoporahí” / Ideer

  • Londres. Estaba viajando en el metro. Entraron una mamá y su hijo (máximo, 5 años). Parecía que estaban repitiendo una lección de francés. Se acercó un hombre y le dio un cumplido en francés al chico, diciendo que tenía una pronunciación hermosa. Luego le preguntó en español si lo entendió y el niño le respondió con fluidez en el mismo idioma. ¡Caray! ¡Vaya mamá, vaya educación! © “Oídoporahí” / Ideer

  • Hoy viajé en el metro de París. En este momento sus vagones están siendo reemplazados por otros nuevos, y en las puertas de los viejos, que van a quedar fuera de servicio, están pegadas las inscripciones: “Este es mi último viaje contigo. ¡Adiós!”. Bueno, nunca pensé que una simple inscripción pudiera hacerme sentir lástima por un vagón del metro, una vieja pieza de hierro común y corriente. © “Oídoporahí” / Ideer

  • Viajé con mi novio a Grecia y el primer día perdí mi teléfono. Lo buscamos toda la tarde, pero no lo encontramos. Estaba molesta y enojada conmigo misma. Luego decidí que mejor me enojaría en casa, pero ahora tenía que disfrutar de mis vacaciones. Regresamos a casa, y 2 semanas después mi novio recibió una llamada telefónica: un hombre, un francés, había encontrado el teléfono y se lo había llevado a Francia, quería devolverlo. Lo envió en un paquete por correo y, naturalmente, le devolví el dinero, además de agregar un poco más. Más tarde me preguntó por qué le había enviado más dinero. Asombroso. © “Oídoporahí” / Ideer

  • Hace poco fui a Londres. Fui a la panadería un par de minutos antes de que cerrara y pregunté:
    —¿Cuánto cuestan los bollos?
    —Nada, tómalos gratis —respondió el vendedor.
    —¿Están rancios? -pregunté.
    —No, son frescos, pero mañana traerán los nuevos, y estos ya no se los venderé a nadie. Así que lleva los que quieras.
    Tomé un par, estaban muy sabrosos. © “Oídoporahí” / Ideer

  • Alemania. Estaba en la fila de la caja del supermercado. El cajero era un hombre de mediana edad, muy delgado. Había dos chicas frente a mí, ya habían pagado y estaban guardando las compras, por lo que el cajero tenía unos segundos de descanso. Miró a la entrada de la tienda, y vio a una mujer con un terrier. Evaluó la situación (las chicas todavía estaban guardando sus compras, él seguía sin poder pasar la mercancía del siguiente cliente), salió rápidamente de su lugar y corrió hacia el perro. Saludó a la mujer y comenzó a hacerle mimos a ese perro de una manera increíblemente enternecedora. Luego, cuando las chicas estaban casi listas para irse, regresó a su lugar de trabajo, se limpió las manos con gel antibacteriano, y allí estaba nuevamente, serio y educado. Me saludó y comenzó a pasar mis productos. ¡Optimismo para medio día garantizado! © “Oídoporahí” / Ideer

  • Fui a Francia en Navidad para visitar a mi hija. Vive en una ciudad del sur, junto al mar, pero ¡de repente nevó! Una fina capa blanca cubrió las carreteras, la hierba verde y los árboles. Estaba preparando a mis nietas para llevarlas a la guardería y a la escuela. Mi yerno tenía los ojos como platos: “¡¿Por la nieve?! ¿En auto? ¡¿Cómo?!”. Llegamos. El kínder y la escuela estaban cerrados, había un anuncio en la puerta: “Las clases están canceladas por desastre natural”. ¡Son tan graciosos! © “Oídoporahí” / Ideer

  • Trabajo en un café en Alemania. Mis colegas estaban de pie junto a un plato de huevos y trataban de descubrir si los del turno anterior había hervido los huevos o no. Me acerqué, tomé un huevo, lo hice girar y dije que estaba cocido. A juzgar por las expresiones de sus rostros, sus vidas nunca volverían a ser las mismas. © “Oídoporahí” / Ideer

  • Emigré a Alemania y, como todo emigrante, tenía que aprobar el examen del idioma A1. Un profesor jubilado comenzó a enseñarme alemán, por lo que le estoy muy agradecida. Y encima completamente gratis. Bueno, hubo una tarea en la que había que subrayar unas palabras con líneas de diferentes colores, pero yo solo tenía un bolígrafo y un lápiz. Tomé el lápiz y estaba a punto de subrayar, cuando mi maestro comenzó a indignarse, diciendo que un lápiz no servía, que tenía que ser de diferentes colores, como se había pedido. Traté de explicarle que se podían usar diferentes líneas, pero fue inútil. Se fue al 2do piso a buscar unos lápices, subrayó todo con indignación y me mostró el resultado, como diciendo “así es cómo se hace”. Esperé pacientemente hasta que terminó todo, luego tomé el lápiz y tracé tranquilamente una línea de puntos justo a la línea roja, una línea ondulada junto a la verde a la verde y así. ¡Deberías haber visto sus ojos! El mundo de esa persona se derrumbó o se puso patas arriba, no lo sé con certeza. Luego hubo una sorpresa sincera y alegría de descubrir que era posible hacerlo así también. © “Oídoporahí” / Ideer

  • Una vez desconcerté a un oficial de aduanas alemán: yo viajaba en auto de Bielorrusia a Alemania. En la frontera polaco-alemana, un funcionario de aduanas alemán me pidió que abriera el maletero, y lo primero que vio cuando cumplí con su pedido fue una gran bolsa de manzanas secas. Cuando me preguntó por qué necesitaba tantas manzanas secas, respondí honestamente: “Mi suegra me las dio para cocinar compota en invierno”. No revisó más el auto, solo permaneció inmóvil durante mucho tiempo; aparentemente, estaba asimilando la información. © “Oídoporahí” / Ideer

  • Hace poco me mudé a vivir a Londres. Todo está bien, pero hay un pero: todas las tardes, alrededor de las 19:00 h, un sujeto disfrazado de payaso conduce una camioneta de helados y pone una melodía horrible, como en una película de terror... Les temo a los payasos desde pequeño, y me alcanzaron incluso aquí. © “Oídoporahí” / Ideer

  • Tenemos 32 años, nos amamos, no falta mucho para la boda, estamos saliendo desde hace mucho tiempo. En una semana, sus padres vendrán por primera vez a visitarnos en nuestra nueva casa. Ayer mi prometido me pidió que tapara mi apellido junto al timbre y en el buzón (vivimos en Alemania, mi apellido es alemán, de mi exmarido). Resultó que sus padres no lo sabían. Y, en general, nunca le hubieran permitido casarse con una mujer divorciada. Porque si me divorcié una vez, también lo haría por segunda vez y dejaría a su hijo. © “Oídoporahí” / Ideer

  • En una época trabajé en Francia, en la restauración de un castillo. Una vez, estaba sentada sobre un montón de piedras y pensé: “¿Por qué no cantar?”. Y me puse a cantar a viva voz. Un francés se me acercó y me dijo que ellos tenían una creencia: si una persona canta mal, al día siguiente lloverá. Llovió durante 3 días seguidos. © “Oídoporahí” / Ideer

  • En una playa española, me llamó la atención una chica muy guapa con una figura perfecta y abdominales marcados. De repente, corrió hacia el agua, cuando le llegaba aproximadamente al pecho, unas manchas color piel comenzaron a flotar a su alrededor. La joven sale del agua con horror en su rostro y miró su barriga. Yo la observaba con interés y noté que sus abdominales ya no estaban marcados. Y la chica empezó a mirar para ver si alguien había visto lo que había pasado. © “Oídoporahí” / Ideer

¿Qué tipo de choque cultural experimentaste tú cuando fuiste a otro país por primera vez?

Imagen de portada Oídoporahí / Ideer

Comentarios

Recibir notificaciones

Vivo en Alabama, solo dicen que va nevar, y empiezan a cerrar las escuelas y algunos lugares,mucha de las veces ni se amontona la nieve, pero bueno, es Alabama

-
-
Responder

No entiendo la relación en Italia entre una maleta y conocer al chico

-
-
Responder

Lecturas relacionadas