Llevas toda la vida durmiendo de forma incorrecta

Curiosidades
hace 6 meses

Pasaste todo el día en tu escritorio en una posición poco cómoda. Llegas a casa y directo a la cama, tumbado cómodamente bocabajo, esperando darle a tu cuello un buen descanso. Al día siguiente, te despiertas con un calambre. Detente y regresa al momento en que llegaste a tu hogar. Tus músculos ya están débiles y sobrecargados de trabajo por haber estado sentado todo el día. Se merecen un buen descanso, y dormir bocabajo no ayuda en esto. Arquea tu espalda, gira el cuello hacia un lado porque no puedes respirar a través de la almohada y ejerce demasiada presión sobre la columna vertebral y las articulaciones. Las mejores posiciones al dormir para el cuello son de lado y bocarriba. Cuando duermes de espaldas, distribuyes tu peso uniformemente por todo el cuerpo. Tu columna vertebral no se curva.

Si esa es tu posición preferida para dormir, pon una almohada pequeña y más plana debajo de la cabeza y el cuello para mantenerlo todo uniforme. Una redondeada será aún mejor. Puedes poner un pequeño rollo para el cuello en la funda de una almohada más blanda para obtener un soporte extra para este. Si prefieres dormir de lado, no compres nunca una almohada demasiado alta o rígida. Un grosor igual a la distancia entre tu oreja y el exterior del hombro es suficiente. Mantendrá tu cuello inclinado y es probable que te despiertes con rigidez. La almohada tampoco debe ser demasiado blanda y plana. Debe ser lo suficientemente gruesa como para permitirte formar una línea recta desde la cabeza y el cuello hasta la columna vertebral. También puedes añadir una almohada delgada entre las piernas para alinear la columna vertebral, las caderas y la pelvis.

Dormir de lado con las piernas dobladas hacia el pecho no es la mejor posición, ya que no distribuye uniformemente el peso por todo el cuerpo ni permite que la columna vertebral se alinee correctamente con los hombros y el cuello. Lo mejor que puedes hacer es conseguir una almohada viscoelástica. Te permite dormir en una posición que apoya la curva natural de tu columna cervical o los primeros siete huesos que forman tu cuello. Estas vienen en todas las formas y tamaños. Si quieres utilizarla para dormir de espaldas, puedes adquirir un modelo contorneado. Los que duermen de lado estarán bien con un rectángulo tradicional que esté más alto bajo el cuello que bajo la cabeza. Elige tejidos naturales transpirables para las fundas. Te ayudarán a alargar la vida de la almohada. Invierte en el relleno de mayor calidad que puedas pagar. Pasarás más de 2500 horas durmiendo sobre esta.

Debes sustituir tu almohada viscoelástica cada tres años. Las normales de la vieja escuela duran unos 18 meses antes de perder el superpoder de darte el apoyo y la comodidad que necesitas para la noche. Los colchones suelen tener una vida útil de entre cinco y diez años. Pero si el tuyo se siente abultado, te levantas dolorido o te sientes mejor durmiendo en habitaciones de hotel que en casa, debe ser hora de sustituirlo. Hay tres tipos básicos de colchones: de muelles, de espuma y ajustables. Los que duermen de lado necesitan un colchón más blando que soporte el peso de su cuerpo y se adapte a su forma. Los colchones de muelles son una posible opción para aliviar la presión, y uno de espuma suave con puntos de alivio alrededor de los hombros y las caderas también es una buena alternativa. Si no puedes renunciar a dormir sobre tu estómago, opta por una opción más consistente, como la espuma firme, el muelle interior denso o un colchón con relleno de aire para obtener el mejor apoyo.

Si prefieres dormir de espaldas, necesitas algo intermedio: una superficie que soporte tu columna vertebral y la alinee bien. Puedes probar diferentes opciones. Hablando de dormir, si te sientes cansado, tómate un café y échate una buena siesta. Toma rápidamente una taza de café negro o un trago de expreso sin azúcar, crema ni leche, cierra los ojos, túmbate o siéntate cómodamente y programa tu alarma para 20 minutos después. Tu siesta de café terminará cuando la cafeína haga efecto y expulse del cerebro una molécula llamada adenosina. Te despertarás más alerta y fresco que nunca. Si no tienes tiempo para una siesta de café, opta por masticar chicle. Te hace sentir menos somnoliento y más alerta. Algunos estudios han demostrado incluso que mejora los resultados de los exámenes y la memoria. Puede que sea el efecto de la actividad cerebral extra provocada por la masticación o ese excitante sabor a menta. Eh, mmm.

No te laves los dientes justo después de una comida, sobre todo si acabas de disfrutar de alimentos y bebidas ácidas como los cítricos, los tomates, las bebidas deportivas o los refrescos. Cuando te cepillas en ese momento, aceleras el efecto del ácido en tu esmalte y este se ablanda. Espera al menos 30 minutos hasta que sea seguro hacerlo. La próxima vez que vayas al gimnasio, lleva leche con chocolate. La leche por sí sola es una gran fuente de proteínas, y el chocolate que contiene es rico en carbohidratos. Juntos, te ayudan a recuperar y reconstruir los músculos afectados y a recargar los líquidos y nutrientes que has perdido sudando. Su alto contenido en azúcares también contribuye al proceso, ayudándote a recuperar algo de energía.

Si tienes un molesto hipo que no desaparece, toma una cucharada de azúcar para detenerlo (espera, espera, hay una canción en alguna parte...). El azúcar estimula el nervio que conecta el cerebro y el estómago, irrita la parte posterior de la garganta e interrumpe el hipo. También puedes intentar beber del lado opuesto al que sueles sostener el vaso o a morder un limón. ¡Mmm! Cuando el calor en el exterior sea insoportable, toma un sorbo de una bebida humeante para refrescarte. Tu cuerpo sentirá el cambio de temperatura y acelerará la producción de sudor. Te sentirás mejor cuando más de este se evapore de tu piel.

Ponte de pie sobre una pierna mientras te cepillas los dientes por la mañana y sobre la otra por la noche. Es una forma estupenda de ejercitar los músculos de estabilidad central, recuperar el equilibrio y mejorar la postura. Puedes cerrar los ojos al hacerlo para llevarlo al siguiente nivel. Si puedes mantenerte de pie sobre una pierna durante mucho tiempo, es señal de que tu cerebro está sano. Siéntate con los ojos cerrados. Cuenta tu respiración 15 veces. Intenta no pensar en nada en absoluto. Esta meditación de un minuto diario puede tranquilizar tu mente, relajarte y alinearte con lo que ocurre en tu vida. También puedes escuchar mejor tu intuición y permitir que se produzcan cambios positivos. Si tienes problemas para conciliar el sueño, prueba el método 4-7-8 de un minuto. Siéntate cómodamente y vacía los pulmones de aire. Inspira por la nariz durante 4 segundos, mantén la respiración durante 7 segundos y exhala por la boca durante 8 segundos. Repite todo tres veces.

Bebe un vaso de agua cada vez que tengas hambre. Puede que solo estés deshidratado. Si después sigues sintiéndote hambriento, no comerás en exceso y te sentirás lleno más rápido. El agua helada funciona aún mejor. Miras el teléfono unas 52 veces al día (te estoy observando). Entrénate para respirar siempre profundamente antes de realizarlo. Mientras lo haces, piensa en por qué y si realmente necesitas tomar el teléfono. Esta demora puede ayudarte a dejar de usar el dispositivo en exceso. Acostúmbrate a estacionar el carro lo más lejos posible de la puerta de entrada. Si tienes un trabajo de oficina, incluso ese minuto extra de paseo será estupendo para tu salud y quitará algo de estrés y tensión en tus músculos y articulaciones.

Si no puedes esperar a ponerte tu nuevo par de zapatos, hay una forma de acostumbrarte a estos más rápidamente. Ponte unos calcetines gruesos. Calienta uno de los zapatos con un secador de pelo durante un minuto hasta que se sienta suave. Póntelo (¡uf, pies calientes!)- Luego haz lo mismo con el otro (¡uf, yuju!). Úsalos en tu casa durante el tiempo que tarden en enfriarse. Si lo haces un par de veces, los zapatos no te apretarán ni rozarán los dedos y se sentirán suaves como nubes. Intenta utilizar rodajas de papa como desodorante 100 % natural. Frota estas por las axilas y en otras zonas problemáticas, como los pies y las manos. Las papas son ricas en un mineral llamado potasio. Por eso pueden expulsar el agua sobrante de tu piel y evitar la sudoración excesiva. También puedes intentar tomar jugo de tomate casero o una infusión de hierbas para frenar las glándulas sudoríparas.

Si no puedes dejar de reírte en los momentos más inoportunos, siéntate conmigo, o puedes intentar distraerte de alguna manera para trasladar tus pensamientos a otra parte. Cuenta hacia atrás desde 100, haz alguna lista aburrida en tu cabeza, busca un determinado color a tu alrededor, canta una canción para ti mismo o pellízcate (o simplemente suéltate...). Pon el teléfono lo más lejos posible de tu cama. De este modo, no harás que la alarma se repita a la mañana siguiente. Cuando vayas a silenciarlo, te acordarás de las cosas que tienes que hacer en las próximas horas. Así, ya no querrás volver a tu cama.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas