Los planetas | La guía más completa de diferentes mundos | Documental de Genial 2022

Curiosidades
hace 6 meses

Esta estrella se encuentra en su fase T Tauri. Está rodeada por un disco gigante con forma de rosquilla de aros de polvo y gas. La mayor parte del material del disco vuelve a caer sobre la estrella. Pero algunas partículas de polvo chocan entre sí. Si la colisión es relativamente suave, se agrupan en objetos mucho más grandes. Al principio, estos objetos no son más grandes que el ancho de un mechón de cabello humano. Con el tiempo, las acumulaciones de polvo se convierten en pequeñas rocas. Estas se convierten en rocas más grandes. El gas ayuda a que estas rocas se mantengan juntas. Y mientras algunos de los objetos más grandes se rompen, la mayoría de ellos se convierten en los bloques de construcción de futuros planetas: “planetesimales”. Mientras orbitan la estrella, los planetesimales limpian todo el material de su camino. Todo lo que queda atrás es solo un poco de polvo fino.

Miles de millones de años después, el disco que rodea a la estrella se transforma por completo. Ahora es más frío y está más lejos del calor de su estrella madre. El agua que contiene puede finalmente congelarse. Y diminutas partículas de hielo ahora viajan alrededor de la estrella junto con el polvo. Con el tiempo, forman “bolas de nieve” que luego se convierten en núcleos planetarios gigantes. Y dado que estas regiones del espacio son más frías, las moléculas de gas allí se ralentizan y son atraídas hacia este núcleo. Los astrónomos creen que así es como se forman los gigantes gaseosos, como Júpiter, Saturno, Urano o Neptuno. Curiosamente, Júpiter y Saturno fueron los primeros planetas en formarse en el Sistema Solar. Les tomó apenas 10 millones de años más o menos. Más cerca de la estrella, comienzan a aparecer otros planetas. Esos son planetas rocosos, como Mercurio, Venus, la TierraMarte. Dichos cuerpos espaciales pueden tardar decenas de millones de años en formarse después del nacimiento de su estrella.

Una vez que los planetas comienzan a orbitar alrededor de su estrella, se lo denomina sistema planetario. Este sistema puede estar formado por uno o varios planetas e incluir satélites naturales, asteroides, planetas enanos, meteoroides y cometas. El Sol y los ocho planetas que lo orbitan se conocen como el Sistema Solar. El planeta más cercano al Sol es Mercurio. El lugar se parece extrañamente a la Luna, el satélite natural de la Tierra. Pero de cerca, queda claro que es solo una ilusión. Mercurio es uno de los cuatro planetas rocosos del Sistema Solar. Tiene una superficie sólida. Por todas partes, hay cráteres creados por rocas espaciales. Mercurio es el más pequeño de los 4 planetas interiores. Solo tiene 4800 km en su ecuador.

Si decidieras ver todo Mercurio, te tomaría alrededor de 2 días y medio conducir alrededor del planeta. Es decir, si estuvieras conduciendo tu automóvil a una velocidad de 80 km/h sin detenerte. Pero conducir hasta allí no sería una tarea sencilla. La superficie del planeta está llena de gigantescas colinas con fuertes pendientes. Algunas de ellos alcanzan una altura de 3 km. Mercurio no tiene atmósfera. Y las temperaturas en el planeta son extremas: 420 ˚C durante el día y −180 ˚C por la noche. También es el segundo planeta más denso del Sistema Solar, solo superado por la Tierra. Mercurio tiene un núcleo metálico masivo. Ocupa casi el 85 % del volumen del planeta. Solo el núcleo contiene más hierro que cualquier otro planeta del Sistema Solar.

No hace mucho tiempo, los astrónomos descubrieron que Mercurio podría tener no solo el núcleo externo, que consiste en metal líquido, sino también un núcleo interno sólido. La capa exterior del planeta está compuesta por un manto rocoso y una corteza sólida, que tiene entre 500 y 650 km de espesor. En lugar de una atmósfera, Mercurio tiene una exosfera delgada. Se compone principalmente de oxígeno, sodio, hidrógeno, helio y potasio. Pero el planeta está demasiado cerca del Sol. Es por eso que el viento solar y los meteoroides que golpean arrasan con los átomos de esta exosfera. Ahora Venus es muy diferente del planeta azulado que podrías haber visto en las imágenes. Está rodeado por una atmósfera superdensa compuesta de dióxido de carbono. Si decidieras aterrizar en la superficie del planeta, tendrías la oportunidad de observar el paso de espesas nubes de ácido sulfúrico.

Por cierto, si necesitas una bebida en Venus, asegúrate de beber solo H2O. Si bebes el H2O2, bueno, ese será tu último trago. La superficie del planeta es en realidad de color marrón rojizo. Venus es un lugar seco y cálido, con una presión 90 veces mayor que la de la Tierra. Llanuras planas y suaves cubren dos tercios de la superficie del planeta. Pero también hay grandes montañas. Esas son volcanes. La mayoría de ellos están extintos. ¡Pero algunos aún podrían estar activos! Venus tiene dos vastas áreas montañosas del tamaño de América del Sur y Australia y varias extensas tierras bajas. También hay canales largos y sinuosos. ¡Son viejos flujos de lava, y algunos de ellos alcanzan 4800 km de largo! La densa atmósfera del planeta crea un efecto invernadero similar al de la Tierra. Atrapa el calor y las temperaturas en Venus se elevan hasta 470 ˚C. Eso es lo suficientemente caliente como para derretir el plomo. La presión sobre la superficie del planeta es la misma que a una profundidad de 900 metros bajo el agua en la Tierra. Aplastante.

El núcleo de hierro metálico del planeta tiene 3800 km de ancho. Eso es casi tanto como la distancia de Nueva York a Los Ángeles. La siguiente capa es un manto rocoso fundido de 2000 km de espesor. El interior de Venus está cubierto por una costra. Se compone principalmente de basalto y tiene de 10 a 20 km de ancho. La espesa atmósfera del planeta es una pesadilla. Es 96 % de dióxido de carbono con 3 % de nitrógeno y espesas nubes de ácido sulfúrico.

La Tierra es el tercer planeta desde el Sol. Desde el espacio, parece una canica azul con áreas de remolinos verdes, amarillos, marrones y blancos. Toda esa área azul es agua. Cubre el 71 % de la superficie de nuestro planeta. Incluso desde allí arriba, verías la Gran Barrera de Coral cerca de las costas de Australia. Se extiende por 2500 km. Eso es más que la distancia de Boston a Miami. Desde el espacio, también se pueden ver los 450 km del Gran Cañón. La Tierra es el planeta más denso del Sistema Solar. En su centro hay un núcleo que ocupa el 15 % del volumen del planeta. El núcleo consta de dos partes: el núcleo exterior y el interior.

El núcleo interior es una bola sólida hecha de hierro y níquel. Su radio es de 1200 km. Eso es el 20 % del radio total de la Tierra o el 70 % del radio de la Luna. El núcleo exterior de 2400 km de espesor es líquido. También consta de hierro y níquel, pero no está lo suficientemente presionado para ser sólido. La temperatura en el límite del núcleo interno y externo de nuestro planeta es de 6000 ˚C. ¡Eso es tan caliente como la superficie del Sol! Y la presión allí es 3,3 millones de veces la presión atmosférica al nivel del mar. El manto rodea el núcleo exterior. Esta capa tiene aproximadamente 2900 km de espesor y constituye casi el 84 % del volumen total de la Tierra. Está formado por rocas de silicato ricas en hierro y magnesio.

La corteza es una capa relativamente delgada que ocupa solo el 1% del volumen de la Tierra. Junto con la parte superior del manto se rompe en placas tectónicas. Se mueven tan rápido como crecen las uñas y dejan escapar el calor del interior de la Tierra. La corteza se compone principalmente de oxígeno, silicio, aluminio, hierro y otros minerales. El cuarto planeta desde el Sol es Marte. Es el último de los planetas interiores. (También se les llama rocosos porque están hechos de rocas y metales). Este lugar está helado. Las temperaturas aquí bajan a −62 ˚C. Desde lejos, el planeta se ve rojizo y se debe principalmente a que el suelo está cubierto de polvo de color óxido. El mismo polvo fino está flotando en el aire.

Marte está lleno de colores. Tonos dorados, marrones, tostados e incluso verdosos... Dependen de los minerales que componen el suelo. El tamaño de la capa de polvo varía de un área a otra, pero en la mayoría de los lugares tiene un espesor de 2 metros. La superficie del planeta es rocosa. Está cubierto de lechos de lagos secos, cráteres, volcanes y cañones. La montaña más alta del Sistema Solar, el monte Olimpo, está en Marte. Es dos veces y media más alto que el Monte Everest y aproximadamente del tamaño de Arizona, si estiras una cinta métrica sobre él. La atmósfera marciana es mucho más delgada que la de la Tierra y contiene un 95 % de dióxido de carbono y solo un 1 % de oxígeno. Las tormentas de polvo a veces cubren todo el planeta, y las más grandes incluso se pueden ver desde la Tierra.

Marte tiene un núcleo compuesto principalmente de hierro, níquel y azufre. Tiene entre 1500 y 1900 km de ancho. El núcleo no se mueve. Es por eso que Marte no tiene un campo magnético sobre todo el planeta. El manto que rodea el núcleo está compuesto de silicatos espesos, oxígeno y algunos otros minerales. Probablemente puedas compararlo con una pasta de dientes suave y rocosa. El manto de Marte también es mucho más delgado que el de la Tierra. Tiene solo entre 1300 y 1800 km de espesor. La delgada corteza del planeta consiste en roca basáltica volcánica. Los astrónomos creen que no se divide en placas tectónicas y permanece en una sola pieza. La corteza está cubierta de un fino polvo rojizo que parece talco.

Continuando, Júpiter es el planeta más grande del Sistema Solar. ¡Tiene más de 143 000 km de ancho en el ecuador! Júpiter es tan grande que podría albergar 1300 Tierras en su interior. También hace un calor aterrador allí: alrededor de 24 000 ˚C en el centro.
Es imposible aterrizar en el planeta. Júpiter es un gigante gaseoso con una atmósfera compuesta de gas de hidrógeno y helio. Está oculto por una capa de espesas nubes marrones, amarillas, rojas y blancas. Hacen que el planeta se vea colorido y con unas bellas rayas. Uno de los fenómenos más inusuales en Júpiter es la Gran Mancha Roja. Esa es una enorme tormenta giratoria del tamaño de nuestro planeta. Ha estado azotando el planeta durante los últimos 360 años. El color del huracán varía de salmón pálido y blanco a rojo ladrillo oscuro. Hay mucho viento en Júpiter, con velocidades del viento que van de 320 a 650 km por hora.

Como dije, Júpiter es un gigante gaseoso. Si el planeta tuviera 80 veces más masa de la que tiene ahora, ¡tendría la oportunidad de convertirse en una pequeña estrella enana roja! Todavía no está claro si el núcleo del planeta es una bola de líquido fundido o una roca sólida de 14 a 18 veces la masa de la Tierra. Incluso hay evidencia de que el núcleo del gigante gaseoso podría estar derritiéndose justo en este momento. Cualquiera que sea la verdad, ¡las temperaturas en el centro de Júpiter alcanzan los 35 000 ˚C Alrededor del 90% de la atmósfera del planeta es hidrógeno. El 10 % restante se compone de helio con pequeños trazos de otros gases. Bajo una inmensa presión atmosférica, los gases de hidrógeno y helio se convierten en un fluido denso. Más cerca del núcleo, este líquido se convierte en una mezcla de hidrógeno metálico y helio.

Dado que no hay suelo sólido en el planeta, los astrónomos definen la superficie del planeta como el punto donde la presión atmosférica es igual a la de la Tierra. Sin embargo, no podrías pararte en esa superficie, es solo otra capa de gases. Pero la atracción gravitacional allí es más de dos veces y media más poderosa que en nuestro planeta. Ahora, como Júpiter, Saturno no tiene superficie sólida. Este planeta está compuesto principalmente de hidrógeno y helio. Si lo visitas, notarás que la temperatura y la densidad en Saturno cambian a medida que avanzas. Si quisieras pisar la “superficie” de Saturno, simplemente caerías DENTRO del planeta. Su gravedad es similar a la de la Tierra, y la densidad en la superficie es muy baja. Es por eso que estarías en caída libre hasta que la presión cada vez mayor te aplaste.

Desde arriba, parece como si el gigante gaseoso tuviera una superficie. Una esfera marrón amarillenta aparentemente sólida está rodeada por capas de nubes. La capa exterior visible son las nubes de amoníaco. Debajo de ellas, hay nubes de hidrosulfuro. Y la capa más interna está formada por nubes de agua. Saturno es un lugar extremadamente ventoso. Las velocidades del viento aquí alcanzan los 1800 kms por hora en el ecuador. A modo de comparación, las velocidades del viento más rápidas en la Tierra no superan los 400 km por hora. Saturno está compuesto principalmente de hidrógeno y helio, con algunas trazas de metano, amoníaco y agua. Pero contiene más azufre que Júpiter, lo que le da al planeta un tono naranja similar al smog. La atmósfera de Saturno no es realmente diferente de su “superficie”. Pero cuanto más profundo vas, mayor es la presión. En algún momento, hace que el hidrógeno se convierta en líquido. Más allá del centro del planeta, este gas licuado se convierte en hidrógeno metálico.

Al igual que Júpiter, Saturno podría tener un núcleo rocoso rodeado de hidrógeno y helio. Por otro lado, incluso si está hecho de material rocoso, el núcleo aún puede ser líquido. Una de las características más reconocibles de Saturno son sus impresionantes anillos grises, beige y tostados. Estos grupos de diminutos aros están hechos de trozos de roca y hielo. Saturno también tiene 53 lunas confirmadas y nombradas. Otras 29 lunas aún esperan la confirmación del descubrimiento y nombres oficiales. Titán, un mundo helado más grande que nuestra Luna e incluso que Mercurio, es la luna más grande de Saturno. Saturno es el planeta menos denso del Sistema Solar. Tiene una octava parte de la densidad promedio de la Tierra. Si encontraras un charco de agua lo suficientemente grande como para colocar el planeta anillado, este flotaría en la superficie. Y aún así, debido a su gran volumen, el planeta es 95 veces más masivo que la Tierra.

Más allá, una bola azul verdosa de hielo y gas a 2700 millones de km del Sol es Urano. Este gigante de hielo tiene un tono tan hermoso gracias a la luz del sol. Se refleja en la superficie del planeta. El planeta no es sólido. Si un pequeño asteroide chocara con Urano, simplemente volaría a través de la atmósfera superior y se hundiría en el centro líquido helado. Urano orbita al Sol de lado. Es el único planeta cuyo eje apunta casi directamente a nuestra estrella. Podría deberse a una colisión con un gran cuerpo espacial poco después de la formación del planeta. En el verano, tormentas extremas sacuden el planeta. Tales huracanes solo ocurren cuando Urano se calienta al máximo. Un huracán a veces puede extenderse por más de 10 000 km. ¡Esa es casi la distancia entre Japón y los Estados Unidos!

El planeta tiene dos conjuntos de anillos. El sistema interno consta de nueve anillos estrechos y oscuros. Y los anillos exteriores son brillantes: uno azul y otro rojo. En el mismo centro de Urano, hay un núcleo rocoso. Es pequeño, solo la mitad de la masa de la Tierra. Comparado con otros planetas, el núcleo de Urano es bastante frío: apenas 5000 ˚C Un manto helado rodea el núcleo sólido y es alrededor del 80 % del volumen del planeta. No es hielo en lo que podrías estar pensando. Es un fluido denso formado por agua, hielo de amoníaco y metano. A veces, se lo conoce como un océano de agua y amoníaco. La atmósfera de Urano es principalmente hidrógeno y helio. El planeta se ve azul verdoso debido al gas metano que absorbe la luz roja. El planeta más alejado del Sol, Neptuno, tiene solo 4 veces el tamaño de la Tierra pero es 17 veces más pesado. La “superficie” azul que ves en las imágenes es en realidad una capa de gas arremolinado y nubes permanentes.

El manto del planeta, que está formado por agua, amoníaco y hielo de metano, es lo más parecido que tiene Neptuno a una superficie. Y aun así, esta “superficie” no es sólida. Si tomaras la decisión de llegar al centro del planeta, sentirías grandes cambios de temperatura. Variaría desde −206 ˚C en la “superficie” hasta más de 6600 ˚C en el núcleo. Tales diferencias de temperatura alucinantes crean tormentas poderosas cuyas velocidades alcanzan los 2000 km por hora. No es de extrañar que Neptuno sea considerado el planeta más ventoso del Sistema Solar. Al igual que Urano, Neptuno es un gigante de hielo. El núcleo del planeta es sólido y se compone principalmente de hierro y algunos otros metales. Su masa es 1,2 veces mayor que la de la Tierra. Los astrónomos también creen que a una profundidad de 10 000 km, podría haber una capa donde lluevan cristales de diamantes.

El núcleo del planeta está rodeado por un gran manto. Es una región de líquido sobrecalentado con temperaturas de entre 1600 a 4700 °C. El manto es rico en metano, amoníaco y agua y equivale a hasta 15 masas de la Tierra. La atmósfera de Neptuno forma del 5 al 10 % de la masa del planeta. Se extiende por el 20 % del camino hasta el núcleo de Neptuno. La atmósfera consiste en 80 % de hidrógeno, 19 % de helio y un poco de gas metano. El gas metano es lo que le da al planeta su tono azulado. Pero, ¿cómo son los planetas fuera del Sistema Solar? ¿Son iguales a nuestros mundos rocosos y gigantes gaseosos? Bien. Algunos de ellos son bastante extraños. Ahora estamos a 40 años luz de la Tierra, cerca de un exoplaneta llamado GJ 1214 b. Por cierto, un exoplaneta es cualquier planeta fuera del Sistema Solar. Es aproximadamente tres veces el tamaño de nuestro planeta. Pero su masa es 8 veces la de la Tierra. Una vez cada 38 horas terrestres, GJ 1214 b orbita una estrella enana roja.

Las temperaturas en la superficie del planeta son extremadamente calientes, alrededor de 200 ˚C. Pero eso no es lo único que hace que este planeta sea tan inusual. Después de observar este mundo distante a través del telescopio espacial Hubble, los astrónomos concluyeron que GJ 1214 b es un mundo acuático gigante. Está encapsulado por una atmósfera vaporosa y densa. No hay otro planeta como ese conocido. Debido a la alta presión y las altas temperaturas en la superficie del planeta, materiales tan exóticos como “agua superfluida” y “hielo caliente” podrían haberse formado allí. Mientras tanto, este exoplaneta azul brillante se encuentra a 62 años luz de la Tierra. Se ve pacífico y un poco familiar. Es un poco más grande que Júpiter y su color azulado podría recordarle a nuestro planeta.

Pero esta bonita apariencia esconde la naturaleza aterradora del planeta. Su hermoso tono proviene de los átomos y partículas de silicato que componen la atmósfera del planeta. Al mismo tiempo, la velocidad del viento allí puede alcanzar unos aterradores 8700 km por hora. Eso es 7 veces la velocidad del sonido. Las temperaturas en el planeta también son extremas: más de 870 ºC. Pero incluso esto no es lo peor. Llueven cristales, en este mundo abrasador. Si una tormenta así ocurriera en el ecuador de la Tierra, solo necesitaría alrededor de cinco horas para viajar alrededor del planeta y destruir todo a su paso. Hace varios años, los astrónomos descubrieron un planeta tan grande como Neptuno. ¡Y orbita una estrella que no es más grande que la Tierra! Esa es una configuración realmente extraña ya que, por lo general, las estrellas son mucho más grandes que los planetas que giran a su alrededor.

Lo que podría explicar este fenómeno es que la estrella de la que estamos hablando ya no es tanto una estrella. Es una pequeña enana blanca con un nombre muy complicado. Esta enana es más un esqueleto estelar. No puede fusionar elementos dentro de su núcleo, lo que podría evitar un colapso gravitatorio. En estos días, es un cuerpo espacial humeante altamente comprimido con una temperatura de 27 500 ˚C. En otras palabras, la estrella está tan caliente que está vaporizando lentamente el planeta cercano. Debido a este calor, el planeta está perdiendo su atmósfera. La estrella al rojo vivo está enviando corrientes de material vaporizado lejos del planeta a una velocidad de alrededor de 260 millones de toneladas por día. El lejano exoplaneta Gliese 436b, del tamaño de Neptuno, es una paradoja. ¡Está hecho de hielo abrasador! Se encuentra a 30 años luz de la Tierra en la constelación de Leo.

El planeta completa una órbita alrededor de la enana roja Gliese 436 en solo 2 días. Significa que está viajando muy cerca de su estrella madre. La distancia entre ellos es 15 veces menor que la distancia entre Mercurio y el Sol. Esa podría ser la razón por la cual las temperaturas del planeta rara vez caen por debajo de los 420 ˚C ¿Pero lo más extraño? El planeta alberga enormes volúmenes de hielo de agua conocido como “Ice-x”. Y se mantiene sólido a pesar de las temperaturas abrasadoras. Una de las explicaciones más plausibles de este fenómeno es la gravedad increíblemente fuerte del planeta. ¡Comprime las trazas de vapor de agua en la atmósfera en hielo y luego evita que se derrita!

A unos 4000 años luz de la Tierra, hay un planeta que parece ser un enorme diamante. El planeta es cinco veces el tamaño de la Tierra. Solo necesita dos horas y diez minutos para orbitar su estrella madre, que es un púlsar que gira 10 000 veces en un minuto. El planeta es más denso que cualquier otro descubierto hasta ahora y se compone principalmente de carbono. Es tan denso que los astrónomos creen que este carbono podría ser cristalino, lo que significa que al menos una parte del planeta es diamante. Ahora, mira este Júpiter caliente. (Ese es el nombre que se usa para describir los planetas que orbitan alrededor de sus estrellas de origen incómodamente cerca). En WASP-76 b, llueve hierro por la noche. ¡En cuanto al lado diurno de este planeta, las temperaturas se elevan hasta 2300 ˚C! Eso es lo suficientemente caliente como para vaporizar el metal.

El extraño planeta es un poco más pequeño que Júpiter. Se encuentra a 640 años luz de distancia de nuestro planeta. Las aterradoras condiciones climáticas en este mundo son causadas por su órbita extrema. ¡WASP-76 b está 10 veces más cerca de su estrella madre que Mercurio del Sol! Hace que esta estrella y el enorme planeta estén bloqueados por mareas. Uno de los lados de WASP-76 b siempre se está horneando con el calor que proviene de la estrella. Y la noche eterna reina del otro lado. A solo 20 años luz del Sol, un extraño planeta rebelde recorre la Vía Láctea. Este planeta no tiene una estrella propia. Pero este mundo nómada tiene un campo magnético increíblemente poderoso. Según un estudio de 2018, es 4 millones de veces más fuerte que el campo magnético de la Tierra. El exponente de nombre largo y complicado también produce auroras asombrosas.

Cuando “SIMP” se descubrió en 2016, los astrónomos pensaron que habían visto una enana marrón. (Es un objeto que es demasiado grande para ser un planeta y demasiado pequeño para ser una estrella). Pero otro estudio demostró que era lo suficientemente pequeño para ser considerado un planeta. Por supuesto, este planeta es un mamut entre sus pares. Tiene 1,2 veces el radio del planeta más grande del Sistema Solar, Júpiter, y más de 12 veces su masa. Los astrónomos dicen que el campo magnético excepcionalmente poderoso ayuda al planeta a producir auroras impresionantes. Pero se generan de una manera diferente a las auroras en la Tierra. Los científicos afirman que la luna de SIMP podría ayudar al planeta a crear sus espectáculos de luces.

¡Este planeta no se parece a nada que hayas visto antes! A menudo se lo conoce como un “Super Saturno” o “Saturno con esteroides”. Todo porque J1407b tiene un enorme sistema de anillos. Son 640 veces más grandes que los de Saturno. Este exoplaneta se encuentra a 434 años luz de la Tierra. Es el único mundo conocido con anillos similares a los de Saturno. Si J1407b alguna vez intercambiara lugares con Saturno, sus anillos se verían muchas veces más grandes que una luna llena. Los astrónomos han notado una brecha en la mitad de los anillos del planeta. Hay muchas posibilidades de que una exoluna del tamaño de Marte orbite el planeta en algún lugar dentro de este espacio. Si vivieras en esta luna, tendrías una vista increíble cada vez que miraras hacia el cielo.

Gliese 581c se encuentra a 20 años luz de la Tierra en la constelación de Libra. Orbita alrededor de su estrella natal a una distancia que es apenas el 7 % de los 149 668 992 km que separan a la Tierra del Sol. Gliese 581c está bloqueado por mareas con su estrella. Significa que uno de sus lados siempre mira hacia la estrella, y el otro está sumergido en una oscuridad sin fin. En el lado “soleado”, las temperaturas son increíblemente altas. Y el lado oscuro se está congelando. Pero entre estas dos áreas extremas, hay una zona estrecha con las condiciones que podrían albergar vida. ¿Y qué tal visitar un planeta donde podrían llover zafiros y rubíes? HAT-P-7b es un lugar bastante lejano. El planeta se encuentra a más de 1000 años luz de distancia de la Tierra.

En su lado nocturno, la atmósfera contiene mucho óxido de aluminio, también llamado corindón. Y las gemas de corindón son zafiros y rubíes. Los astrónomos creen que podría haber tormentas poderosas en el planeta en las que, literalmente, llueven rubíes y zafiros. Es por eso que estas gemas pueden estar dispersas por todo el planeta. También hay un planeta que se come la luz. Se llama WASP-12b. Es uno de los exoplanetas más oscuros que conocemos. Eso se debe a que su lado diurno consume luz en lugar de reflejarla de regreso al espacio. El planeta es enorme, el doble del tamaño de Júpiter. Y atrapa más del 94% de la luz que cae en su atmósfera. Esta podría ser la razón de las locas temperaturas allí: ¡2 500 ˚C!

WASP-12b viaja tan cerca de su estrella madre que completa una órbita en un día. Su lado nocturno es dos veces más fresco que el lado diurno, a “simples” 1200 ˚C., ¿eh? Pero gracias a esta diferencia de temperatura, vapor de agua y nubes se forman sobre la superficie del planeta. Y luego, remolinos de material de la atmósfera sobrecalentada de WASP-12b se derraman sobre su estrella. ¿Ves ese asombroso exoplaneta de color magenta? Se encuentra en la constelación de Virgo. Se llama Gliese 504b. ¡La distancia entre este planeta y su estrella natal es nueve veces la distancia entre el Sol y Júpiter! El planeta es relativamente nuevo y brilla debido al calor. Eso es lo que hace que su superficie se vea rosada.

Hemos viajado 20 000 años luz y llegamos a una enana roja en la constelación de Sagitario. (Una enana roja es una de las estrellas más frías y pequeñas del Universo). Lejos de esta estrella fría, hay un planeta, con otro nombre largo y complicado que no voy a intentar. Este mundo está tan lejos de su estrella madre que recibe muy poco calor. Es uno de los planetas más fríos que conocemos. Su temperatura superficial es inferior a −217 ˚C. Es por eso que todo el planeta está encerrado en una gruesa capa de hielo. Si pisaras su superficie, no verías nada más que glaciares, vastas llanuras, cañones y montañas de hielo. Y aún así, los astrónomos creen que la vida podría existir en las profundidades de la superficie congelada escalofriantemente fría. El núcleo del planeta podría generar suficiente calor para derretir parte del hielo interior. Si es cierto,

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas