Qué cambios veremos dentro de 10 años

Curiosidades
hace 7 meses

El escritor de ciencia ficción Arthur C. Clarke escribió sobre una futura misión tripulada por humanos a Júpiter en 2001 en su libro “2001: odisea del espacio” en 1968. ¡Vaya, se equivocó un poco! Ni siquiera hemos enviado personas otra vez a la Luna todavía. El punto es: predecir el futuro es notoriamente difícil. Sin embargo, algunas cosas no son tan difíciles de predecir. Por ejemplo, con el despliegue exitoso del telescopio espacial James Webb, podemos predecir con seguridad que muchos, muchos exoplanetas serán vistos por primera vez. Estos se verán por la luz infrarroja que emiten, no por la luz visible. Sus atmósferas exoplanetarias se identificarán según los gases que contengan. Se podrán detectar huellas de vida como ozono, metano, oxígeno y dióxido de carbono, si hay vida presente. Las civilizaciones que vivan en cualquiera de estos exoplanetas podrán ser detectadas por los patrones de calor de sus ciudades. De nuevo... si hay ciudades.

Hay muchos descubrimientos e invenciones en laboratorios y centros de investigación en la actualidad de los que nos enteraremos en los próximos diez años. Todo esto no solo es muy emocionante, sino que también cambia la vida a nivel social y personal. Al igual que cuando las computadoras y los teléfonos celulares se lanzaron rápidamente a la producción y distribución mundial en dos décadas, lo que cambió por completo la forma en que manejamos nuestra vida diaria, ahora vienen cosas que harán que nuestra vida actual parezca “anticuada”. La primera predicción de Genial: un idioma mundial. Todos los pueblos del mundo podrán hablar entre sí y entenderse instantáneamente por medio de dispositivos de traducción universales portátiles o implantados.

Los sistemas de comunicación electrónica instantánea comenzaron a alterar la sociedad con la llegada del telégrafo y el teléfono en el siglo XIX. Pero la comunicación personal entre diferentes pueblos y culturas ha permanecido atrofiada debido a las diferencias en el lenguaje hablado. Esa barrera quedará confinada al basurero de la historia en los próximos diez años. Los dispositivos del idioma mundial van a ser una verdadera revelación. La inteligencia artificial es la tecnología que permitirá que surja el idioma mundial único. También se pueden esperar muchos más beneficios de la IA.

La IA permitirá a la sociedad acabar con el dinero en efectivo como medio de intercambio económico. Es posible que esto suceda dentro del horizonte de 10 años que estamos pronosticando. Las dificultades que vive la sociedad en la actualidad con los diferentes sistemas monetarios no son aceptables en un mundo que no se homogeneiza, sino que se armoniza. Cada persona estará “conectada” a un sistema económico mundial, diseñado de manera óptima por la IA, que comenzará a determinar la toma de decisiones nacionales dentro de un marco internacional de cooperación, coordinación, arbitraje y reparación. La guerra se convertirá en una cosa del pasado, obsoleta, contraproducente para el desarrollo humano y la coordinación económica. Esto puede suceder dentro de diez años. Puede que estés empezando a dudar de estas predicciones.

¡Pero solo guarda tus dudas por ahora! Cuando los astronautas fueron por primera vez a la Luna, miraron hacia atrás y vieron nuestra hermosa Tierra en el espacio, la humanidad se transformó. Todos los desarrollos unificadores que hemos visto desde entonces pueden relacionarse y derivarse de esa “visión” de nosotros mismos en el espacio. Hablando de eso, hay dos desarrollos en tecnologías de telescopios que tienen buenas posibilidades de entrar en juego en la próxima década. Los telescopios de espejos líquidos y los de gas ionizado son totalmente posibles. Los espejos líquidos forman una superficie reflectante en “gravedad cero” . No necesitan pulido ni óptica adaptativa. Se puede crear una enorme superficie reflectante en órbita, tan grande que probablemente podríamos ver las sonrisas en los rostros de los habitantes de un exoplaneta (si es que existen), y un millón de otras cosas demasiado pequeñas para verlas con el telescopio James Webb. La NASA ya compró esta idea y la está probando en el espacio ahora mismo.

El gas ionizado también es perfectamente reflectante. Antes de hablar sobre un cráter en la Luna, recordemos que ya tenemos planeada una misión de astronautas al satélite, llamada programa Artemisa, y está casi lista para partir. Pronto verás astronautas en la Luna, ¡y usarán trajes espaciales nuevos y atractivos! Volviendo a lo que estaba diciendo... un cráter en la Luna de 1,6 km de ancho podría inundarse con gas ionizado y electrificarse con generadores para crear un espejo telescópico gigante. ¿Quién sabe lo que veríamos con algo así en la Luna? Placas de vehículos en exoplanetas (si las tienen)... Está bien, espera un segundo, me estoy yendo por las ramas. Queremos saber lo que veremos en los próximos DIEZ años... Ahora puedo entender por qué Arthur C. Clarke se dejó llevar tanto.

Aquí abajo, en el suelo, podríamos ver de nuevo uros, pájaros dodo y mastodontes dentro de diez años. Ya hemos recuperado el ADN completo de estas criaturas extintas, y con la ciencia del empalme de genes aparentemente cobrando impulso, estas especies de animales, y probablemente algunas otras también, deberían poder volver a existir dentro de diez años o menos. Cada una de estas especies animales fue cazada por humanos hasta la extinción, por lo que sería un buen acto de expiación traerlas de vuelta... Pero no estoy tan seguro acerca de los T. rex.

El concreto podría ser reemplazado dentro de diez años. Deberíamos hacerlo lo antes posible... porque no es “verde”. A medida que se seca, emite dióxido de carbono, un gas de efecto invernadero. El uso de hormigón en la sociedad moderna representa el 8 % de todas las emisiones de dióxido de carbono en todo el mundo. No solo eso, el hormigón moderno pierde su integridad estructural después de unos 80 años, y comienza a desmoronarse. Debemos aprender de los antiguos romanos. El hormigón romano se fortalece con el paso del tiempo. El profesor Joseph Davidovits, el padre de la ciencia de los geopolímeros, ha demostrado que el hormigón antiguo no se secaba como el moderno, sino que lo hacía sin contraerse ni emitir dióxido de carbono. Actualmente, la fórmula de este hormigón antiguo sigue perdida, pero la ciencia de los geopolímeros está trabajando arduamente para recuperarla. En los próximos diez años, deberías comenzar a ver la salida del hormigón y la entrada de materiales de construcción de geopolímeros. ¡Se ve diferente!

Nuestra ropa cambiará a lo grande. Las técnicas de fabricación de telas de nanofibras continúan perfeccionándose. Lo que solo era posible hacer en pequeñas muestras de tela hace unos años se está convirtiendo rápidamente en una técnica para la producción en masa. Próximamente dispondremos de prendas sin costuras en nanotela muy suave y resistente. No solo eso, sino que la producción de nanofibras se está mezclando con la microelectrónica de formas revolucionarias. Nuestra ropa puede llegar a ser capaz de “SENTIR”, de tal manera que se convertirá en parte de nuestro cuerpo. Dentro de diez años, deberías ver este tipo de ropa apareciendo en las pasarelas de moda.

También deberíamos ver grandes cambios en el transporte. Los aviones de pasajeros supersónicos prometen ser comunes dentro de diez años. Durante más de veinticinco años, desde la década de 1970 hasta el nuevo milenio, tuvimos el Concorde, un avión francés que podía viajar a más del doble de la velocidad del sonido. Fue descontinuado por razones de seguridad en 2003. Todo parece prometedor ahora para el regreso del vuelo supersónico de pasajeros. United Airlines ha realizado un pedido de 13 aviones supersónicos para iniciar vuelos internacionales de pasajeros en los próximos siete años.

El tráfico de automóviles ya está cambiando. Los coches eléctricos, los autónomos y los modelos híbridos ya están en las calles. Más cambios están por venir, ya que la gasolina sigue sin ser el combustible óptimo. En la actualidad se están desarrollando de forma experimental los vehículos propulsados por hidrógeno. ¿Llegará al mercado una nueva fuente de energía segura para automóviles, camiones, barcos, trenes y aviones dentro de diez años? No es la velocidad del desarrollo tecnológico por sí sola el factor determinante. Las preferencias de las personas también son una gran fuerza impulsora. Sí, lo que estamos viendo es un cambio de conciencia entre las poblaciones. El pueblo quiere un futuro mejor y lo quiere cuanto antes. Este cambio en las expectativas del público es lo que realmente está impulsando la invención, la innovación y los cambios en el mercado del transporte y casi todo lo demás.

Nuestra alimentación también está cambiando. Tiene que hacerlo. El desarrollo llamado “dispersión urbana” está robando la tierra que se había utilizado para la producción de alimentos. Por lo tanto, estamos viendo cambios en nuestra agricultura. La agricultura vertical, como se llama a las granjas urbanas, se está disparando. La ciencia detrás de la agricultura vertical se llama “hidroponía”: cultivación de alimentos en líquido en lugar del suelo. Las escuelas de agricultura de todo el mundo están inmersas en la hidroponía, descubriendo cómo aumentar la nutrición, reducir el costo de producción de alimentos y elevar su atractivo para nuestros paladares. Nuestros océanos están sobreexplotados por los países desarrollados. La piscicultura se está volviendo esencial.

Recientemente, Amigos de la Tierra emitió un Informe de Acuicultura que criticaba fuertemente algunas prácticas piscícolas actuales, al tiempo que hacía una serie de excelentes recomendaciones para mejorar la piscicultura. Las cosas se ven bien para la piscicultura a nivel industrial, tanto en tanques de contención en el océano como en tierra. La buena noticia es que los peces están cooperando admirablemente, manteniéndose saludables y reproduciéndose. Es posible que les vaya mejor cuando no tengan depredadores acechándolos todo el tiempo. Así que, agárrense fuerte, Genialocos, después de todo, el futuro se acerca. Se ve bien desde aquí. Muchas aperturas de carrera en nuevos campos, innovaciones que llegan al mercado y nuevos productos que crearán nuevos estilos de vida. Pero no tengo ni idea de qué tipo de peinados veremos en 10 años. ¡Eso va a depender TOTALMENTE de ti!

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas