¿Qué tan peligrosas pueden ser las olas del océano?

Lugares
hace 7 meses

El océano es uno de los lugares más increíbles de la Tierra. No solo es hermoso, sino también peligroso. Todos conocemos a los tiburones, los pulpos enormes, las fuertes tormentas y el Triángulo de las Bermudas. Pero hay algo más aterrador que todas estas cosas. Estoy hablando de olas rebeldes. El yate de cuatro pasajeros “Mignonette” navega por el Cabo de Buena Esperanza en el sur de África. Sopla una tormenta, pero el yate sobrevive con éxito. Por la tarde, el viento ha disminuido por completo. El mar está en calma. El equipo, cansado tras la tormenta, se va a descansar.

En este momento, aparentemente de la nada, aparece una ola de 12 m y se estrella contra el yate con una fuerza aterradora. El yate sucumbe y se hunde. Afortunadamente, los pasajeros escapan en un bote salvavidas. Durante los siguientes 24 días, van a la deriva en mar abierto, hasta que son recogidos por un barco que pasa. Nadie creyó las historias de los pasajeros sobrevivientes sobre la enorme ola. Esta historia no es una trama de una película de suspenso, sino un hecho real que ocurrió el 5 de julio de 1884.

Ahora imagina que estás navegando en un yate moderno en mar abierto. El sol está brillando intensamente; no hay una sola nube. El mar es cristalino y está calmo. ¿Qué podría ser mejor que unas vacaciones como estas? De repente, escuchas un zumbido muy fuerte. En 2-3 segundos, una enorme ola de 10 m surge de la tranquila superficie del mar y se estrella contra tu yate. Afortunadamente, el barco logra mantenerse a flote y la ola desaparece tan repentinamente como apareció. Este también es un caso real que le sucedió al propietario del yate “Kelaerin” el 17 de junio de 2018. Estas olas tienen diferentes nombres: “blancas”, “pícaras”, “errantes”, “monstruos”, los franceses las llaman “mal chiste”. Desafortunadamente, no hay nada de qué reírse. Un encuentro con esta ola generalmente termina con un barco hundido.

Sirenas, monstruos marinos, la ira de Poseidón: así es como la gente explicaba la aparición de olas enormes en la antigüedad. Cristóbal Colón fue el primero en escribir una nota sobre una ola gigante como fenómeno natural. En agosto de 1498, su equipo exploró las costas de “las Indias occidentales” (más tarde América), cuando de repente todos los miembros de la tripulación escucharon un rugido ensordecedor, y luego una imponente ola de 26,8 m apareció de la nada. ¡Afortunadamente, la ola pasó y Colón siguió su camino! Después de eso, se registraron muchos informes sobre este fenómeno, pero nadie les creyó a los marineros. “¿Sirenas, el Kraken y ahora olas monstruo? Vamos, chicos”, esta es la reacción típica de cualquiera que afirme haber presenciado estas olas de pesadilla.

Incluso cuando una ola rebelde de 22,6 m cayó repentinamente sobre el transatlántico británico “Queen Mary” en 1942, las 15.000 personas que vivieron para contarlo rara vez fueron tomadas en serio. Solo en 1995 se grabó oficialmente una ola rebelde con instrumentos especiales. Ese día, una ola de 25,9 m golpeó la plataforma noruega de gas “Draupner”. Para estudiar la naturaleza de estas ondas, en el año 2000, la Unión Europea creó un proyecto internacional llamado MaxWave. Como parte de este proyecto, los científicos lanzaron dos satélites para monitorear los océanos de todo el mundo. Sin embargo, terminaron con más preguntas que respuestas. Existe una teoría de una onda especial, según la cual, cuanto más grande es la ola, menos probable es que ocurra. Los satélites de MaxWave lograron registrar olas de hasta 25 m.

Pero aquí está la parte más interesante: esta ola solo debería aparecer cada 200 años. ¡Pero los satélites descubrieron 10 olas monstruosas en las primeras tres semanas de operación! Han pasado 19 años desde entonces, y todavía sabemos muy poco al respecto. Lo peor es que los científicos no tienen idea de cómo predecir la aparición de estas olas. Los radares y sonares modernos han registrado las proporciones de estas olas, su altura va desde los 11,9 m, hasta los 50 m; su velocidad puede alcanzar los 99.8kph; y su esperanza de vida es de 20 segundos a 2 minutos. Aunque la información es escasa, los científicos han logrado dividir estas olas en 3 tipos. El primer tipo es la clásica ola blanca. Aparece no solo en una tormenta, sino también en un mar en calma. Después de una aparición inesperada, también se disuelve repentinamente en el agua y no deja residuos.

El segundo tipo es la “Tres hermanas”, lo adivinaste, estas son tres olas consecutivas, una de las cuales es más grande que las otras. Incluso un gran superpetrolero podría romperse bajo el peso si quedara atrapado en estas olas. El tercer tipo es la “ola monstruo”. De los tres tipos, esta ola es la más peligrosa e impredecible. Imagina un edificio de 15 pisos. El espectáculo es ciertamente asombroso, pero no me gustaría experimentarlo en persona. De todos modos, puedes ver muchos videos con olas rebeldes en YouTube. Eso sí, después de ver nuestro video. Pero, ¿qué provoca estas olas solitarias? Nadie sabe con seguridad. ¿Quizás las olas rebeldes son de la misma naturaleza que los tsunamis? Para nada. Los tsunamis ocurren como resultado de terremotos submarinos y crecen a medida que se acercan a la costa.

Algunos creen que aparecen cuando la corriente marina superficial encuentra un fuerte viento en contra. Otros están seguros de que las olas nacen del choque de corrientes cálidas y frías. Y otros están convencidos de que sucede debido a anomalías gravitacionales: cuando la gravedad disminuye o aumenta bruscamente. También existe la teoría de la interferencia de olas: pequeñas olas que se combinan para formar una grande, como una bola de nieve. Pero la teoría más interesante es que las olas se forman debido al “vampirismo cinético”. (Inserta un chiste de Drácula aquí). Según esta versión, bajo ciertas condiciones naturales, las olas adquieren la capacidad de intercambiar energía cinética. Y entre todas las olas, habrá una ola vampiro, que absorberá la energía de las demás. Después de acumular suficiente energía, la ola vampírica la expulsa. Esta teoría explica la fuerza de impacto y su repentina desaparición.

Algunos oceanógrafos creen que las olas rebeldes son las culpables de la desaparición de los barcos en el lugar más misterioso del Océano Atlántico: el Triángulo de las Bermudas. Y si bien es probable que periódicamente aparezcan allí olas rebeldes, es imposible considerarlas la principal solución a los misterios del triángulo. Además de los barcos, aviones también desaparecen allí, y es poco probable que las olas puedan alcanzarlos. Agregando aún más misterio al fenómeno, estas olas aparecen no solo en los mares y océanos sino también en los lagos. Fueron registradas numerosas veces en los Grandes Lagos. En el lago “Superior”, el más grande de todos los Grandes Lagos, se ha registrado en varias ocasiones la aparición de las “Tres Hermanas”.

Además de las olas rebeldes, los marineros han hablado de un fenómeno más terrible: los huecos del mar. Imagina que esta es una ola muy grande, pero todo lo contrario; se sumerge bajo el agua, formando un gran hoyo en el mar. Pero, a diferencia de las olas, estos huecos nunca se han registrado oficialmente. Las olas rebeldes pueden ser peligrosas de manera similar al formar “agujeros marinos” en el agua. Cuando la ola se acumula, atrae toda el agua a su alrededor. Cerca de la base, estos agujeros pueden ser muy profundos. Si la proa o la popa de un barco termina en uno, el barco puede hundirse instantáneamente. Creo que la película “Tiburón” debería ser reemplazada por una nueva: “Olas”. A quién le importan los tiburones ahora, cuando en cualquier momento una ola del tamaño de un rascacielos podría venir corriendo hacia ti. ¿alguien recuerda la película “La aventura de Poseidón”? Esa fue una ola rebelde que volcó el transatlántico. No hay formas de anticipar olas rebeldes, pero puedes reducir significativamente el riesgo de encontrarse con una.

Estudia la historia y los registros meteorológicos del área que deseas visitar. La mayoría de las veces, las olas rebeldes se encuentran frente a la costa oriental de África en el Océano Índico y en el Atlántico Norte. Por cierto, fue allí, en 1985, en el faro de Fastnet Rock, donde se capturó la ola más alta jamás registrada. ¡Su altura alcanzó los 48 m! Si las olas rebeldes no te asustan y estás decidido a zarpar, permanece atento a los cambios meteorológicos y, lo que es más importante, mira a menudo al horizonte. Las olas individuales pueden aparecer en la distancia, por lo que tienes la oportunidad de evadirlas. Y si una falla por poco al tratar de hundir tu bote, bueno, a medida que pasa, ¡asegúrese de saludarla!

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas