Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Genial

Cómo afectan a la salud de tu mascota 10 medicamentos humanos comunes

7-34
629

Cuando nuestras mascotas están enfermas, lo único que queremos es brindarles alivio rápidamente, por lo que podemos llegar a darles medicamentos humanos sin darnos cuenta de que el metabolismo de perros y gatos no funciona igual que el nuestro, y que lo que a nosotros puede ayudarnos a sentirnos mejor, a ellos puede ocasionarles grandes daños. Por esta razón siempre es recomendable consultar a un veterinario antes de hacerles tomar cualquier sustancia o dejarlas a su alcance.

Genial.guru quiere hablarte acerca de 10 medicamentos humanos comunes y de los efectos que estos tienen en nuestros amigos de cuatro patas en caso de suministrárselos o que ellos los ingieran accidentalmente.

1. Paracetamol

Este medicamento ayuda a reducir la fiebre en las personas y a aliviar el dolor de manera efectiva. Pero cuando se trata de perros y de gatos, la historia es muy diferente. En el caso de los felinos, reduce su capacidad de transportar oxígeno en la sangre, además de provocar un severo daño hepático, haciéndolos lucir tristes y cambiando el color de sus encías. Por otra parte, un estudio realizado en Kansas aseguró que los perros pueden sufrir daño en el hígado si consumen este medicamento en grandes cantidades con relación a su peso.

2. Pseudoefedrina

Según la Sociedad Americana para la Prevención de Crueldad en Animales (ASPCA), este medicamento (que actúa como descongestionante en humanos) también puede ser administrado a roedores, gatos y perros. Sin embargo, si no se da la dosis adecuada para la talla y el peso del animal, puede ocasionar agitación, hiperactividad y taquicardia de 15 a 30 minutos después de haberlo consumido, siendo los canes los más sensibles a sus efectos. Si el uso es prolongado, puede ocasionar descomposición en el tejido muscular.

3. Diazepam

En algunos casos, de manera similar a los tratamientos para humanos, los veterinarios recetan este medicamento a sus pacientes de cuatro patas para tratar la ansiedad y la epilepsia. Sin embargo, se ha demostrado que su uso prologado puede afectar el hígado de los gatos, principalmente. Los perros también pueden sufrir daño, aunque de forma más moderada.

4. Metilfenidato

El Colegio de Medicina Veterinaria de la Universidad de Illinois realizó un estudio para determinar el nivel de toxicidad de esta medicina en perros, descubriendo que, en altas dosis, puede ocasionar hiperactividad, taquicardia, vómitos y hasta la muerte. También se descubrió que esta medicina (utilizada para potenciar la concentración) puede producir taquicardia, aumento de frecuencia respiratoria e hipertensión en los gatos. Sin embargo, los síntomas desaparecieron 25 horas después de la ingesta.

5. Bloqueadores beta

La toxicidad de estos medicamentos va de moderada a severa dependiendo de la dosis. Los bloqueadores beta son utilizados para tratar problemas cardíacos como arritmias y para regular la presión arterial tanto en perros como en gatos y humanos. Sin embargo, si se administra más medicamento de lo indicado, puede disminuir el ritmo cardíaco, causar daño renal (si se lo usa de forma prolongada), e incluso provocar la muerte.

6. Metformina

Este compuesto es recetado a pacientes humanos con enfermedades como diabetes tipo 2. En un estudio realizado por el Centro de Control de Envenenamiento Animal, el medicamento fue administrado a perros y a gatos con ese mismo padecimiento, siendo los canes los que se vieron más afectados en comparación con los gatos. En ambos casos, después de ingerir una dosis excesiva, se presentaron vómitos severos y diarrea, un efecto similar al que tiene en los humanos.

7. Albuterol

Para tratar el asma, el albuterol puede ser de gran ayuda tanto en animales como en humanos. Aunque algunas de nuestras mascotas pueden verse seducidas por los colores y la peculiar forma de los inhaladores, morderlos o ingerirlos accidentalmente puede causarles perforaciones y una intoxicación por los químicos contenidos dentro del envase. Ambos, perros y gatos, pueden sufrir de presión baja, taquicardia, vómitos, deficiencia de potasio y arritmias severas si se excede la dosis indicada por el médico.

8. Anticonceptivos

El control de nacimientos en perras y gatas ha hecho que algunos dueños consideren la opción de medicarlas con anticonceptivos humanos y así evitar la esterilización. El problema con este método que busca no ser invasivo con los animales es que hace que las hembras presenten alopecia, alteraciones en las glándulas mamarias, acné y piometra, una acumulación de secreciones en el útero que puede ser mortal si no es detectada a tiempo.

9. Antiinflamatorios no esteroideos

En el Colegio de Medicina Veterinaria de la Universidad del Estado de Carolina del Norte se estudiaron los analgésicos más comunes aplicados a perros y a gatos, y se demostró que los antiinflamatorios no esteroideos pueden ocasionar problemas como daño renal, alteraciones de coagulación y problemas gastrointestinales. Sin embargo, estos efectos se ven reducidos en animales que se encuentran bien hidratados y que no tienen enfermedades preexistentes, como obesidad.

10. Ibuprofeno

Este compuesto se ha vuelto muy popular a la hora de combatir el dolor en un uso a corto plazo, o a largo plazo en pacientes humanos con artritis y otros padecimientos crónicos. Su uso en perros y gatos se ha hecho común también, pero este medicamento puede ocasionar envenenamiento en ambas especies por una mala dosificación, sobre todo cuando las mascotas son traviesas y toman los envases de píldoras para jugar por error. Su ingesta puede causar daño en riñones e hígado.

Cuéntanos, ¿alguna vez has pensado en darle un medicamento humano a tu mascota?

7-34
629
Compartir este artículo