Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

¿Qué le pasaría al planeta si todos dejaran de comer carne? No sería tan radiante como parece

La ganadería provoca a la ecología no menos problemas que los autos con sus gases de escape. Y los científicos nos están instando activamente a reducir la cantidad de carne que consumimos. No importa qué pensamos sobre esta información, es difícil discutir con las estadísticas: en 2014, toda la humanidad necesitó 317 millones de toneladas de carne al año, y el número de personas en la Tierra solo aumenta. ¿Cuánto espacio se necesitará para los pastos para que podamos alimentarnos a fines del siglo XXI o incluso a mediados de él?

Genial.guru descubrió qué áreas de nuestra vida se verán afectadas en un futuro cercano. Consideramos 2 opciones: siempre que la humanidad no rechace la carne, y siempre que dejemos de usar este producto y desmantelemos la ganadería.

¿Qué pasa si seguimos comiendo carne en las mismas cantidades?

1. Habrá grandes cambios en la fauna

Tenemos el riesgo de perder no solo animales exóticos como leopardos de las nieves o pandas, sino también miembros bastante comunes del reino animal: flamencos, leones, jirafas e incluso lobos. No hemos enumerado todas las especies que están en peligro de extinción, de hecho, hay muchas de ellas.

La humanidad ocupa cada vez más espacio en la tierra para la construcción de varios edificios necesarios para la cría de ganado. Ahora, alrededor de 1/3 de toda la tierra está ocupada por tierras de pastos. Los animales que solían vivir en esta área se están yendo. Simplemente no tienen suficiente espacio para vivir. Y extinguen masivamente a menudo a los depredadores como los leones o los lobos, ya que amenazan al ganado.

Algunos científicos incluso creen que vivimos en tiempos de extinción masiva del Holoceno, pero no lo notamos. Para evaluar la escala de los hechos, solo mira estos números:

  • Según diversas estimaciones, de 100 a 1 000 especies mueren anualmente.
  • El 90% de los peces grandes desapareció del océano debido a esfuerzos excesivos de las empresas pesqueras.
  • Solo el 4% de todos los seres vivos en el planeta son animales salvajes.

Existe una forma de resolver el problema, pero es bastante difícil. Si toda la humanidad deja de comer carne al mismo tiempo, desmantela todas las zonas para el pasto y ayuda a que el suelo vuelva a ser fértil, los animales podrán regresar a su hábitat natural.

2. El calentamiento global llegará más rápido de lo esperado

Pocas personas saben que alrededor del 5% de las emisiones globales de dióxido de carbono se deben la industria ganadera. ¿Te parece poco? El 44% de metano y el 53% de nitrógeno ingresan a nuestra atmósfera por la misma razón.

Los científicos incluso organizan conferencias, que, entre otras cosas, están dedicadas a convencer a los políticos de diferentes países de que la producción de carne debe reducirse con urgencia. Porque sin estas medidas, será imposible prevenir el calentamiento global que avanza rápidamente hacia nosotros.

3. El abastecimiento mundial de agua disminuirá significativamente

Según los datos sobre la cantidad de residuos en 2012 en los Estados Unidos las tierras ganaderas produjeron 369 millones de toneladas de residuos. Esto es 13 veces más que la basura de toda la población de los Estados del mismo año.

Los residuos ganaderos causan contaminación del aire y del agua. Uno de los problemas obvios es la alta concentración de animales en un solo lugar. Grandes zonas pueden contener varias decenas de miles de animales. Los tanques sépticos en los que se recolectan los productos de desecho a menudo no hacen frente a su trabajo. Como resultado, las heces y la orina que contienen sustancias químicas dañinas entran en el agua subterránea y, por supuesto, la contaminan.

4. La condición de la tierra fértil se deteriorará

Las tierras de pastoreo están sujetas a la desertificación. Esto significa que el suelo está seco y no puede suministrarse con varias sustancias importantes. En otras palabras, no se puede plantar aquí los cultivos, incluso los menos “caprichosos”.

Debido al hecho de que la humanidad sigue creciendo, es necesario expandir las áreas ganaderas. Cada vez hay más tierra destruida.

Este es el estado de Arizona, los EE. UU. Desde 1947 hasta 1990 esta tierra fue usada para la ganadería. Y recién en 2013 (como se vio en la tierra en ese momento, se puede ver en la foto a la izquierda), los activistas se ocuparon de la restauración del suelo. Y en 2014 (foto a la derecha) hubo mejoras notables.

Las tierras cubiertas por el pasto están protegidas del agua y el viento, que son las principales causas de la erosión del suelo. Además, el pasto proporciona la descomposición de la materia orgánica y el secuestro de carbono; en otras palabras, mejora la actividad biológica de la tierra.

El pastoreo a la larga lleva a la desaparición de la cubierta protectora de vegetación. El suelo se degrada y se vuelve inadecuado para cultivar cualquier cosa.

¿Y qué pasará si cambiamos la carne por frutas y verduras?

Este es una representante de una de las tribus de Mongolia Occidental.

  • Las tribus nómadas desaparecerán. La única forma en que pueden sobrevivir es criar ganado. En caso de que la humanidad decida abandonar los productos cárnicos, esta gente tendrá que mudarse a las ciudades. Y allí, inevitablemente, se mezclarán con la población local y perderán su identidad cultural.
  • Habrá que aumentar dramáticamente la cantidad de zonas para cultivar alimentos vegetales. Y esto también causa daños a la tierra, ya que varios productos químicos se utilizan activamente para la producción de ciertos cultivos. Pero no todo es tan malo, porque hay fertilizantes orgánicos que incluso pueden mejorar la condición del suelo.
  • La humanidad se condenará a una catástrofe económica. Millones de criadores de ganado se quedarán sin trabajo, y una gran cantidad de gente quedará sin hogar.
  • Los animales salvajes de cualquier modo tendrán poco espacio, ya que la mayoría de las antiguas tierras ganaderas se destinarán a sembrar las frutas, verduras y cereales necesarios para los humanos.

Con cualquier caso, una cosa está clara: la humanidad debe tener cuidado con la tierra, la flora y la fauna. Si las personas pueden rechazar los productos cárnicos es una cuestión secundaria. Aunque es obvio que hay que reducir la cantidad de carne consumida, al menos, para protegerse.

Compartir este artículo