Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Sencillas posturas de yoga que son específicamente beneficiosas para la salud de la mujer

La condición de la columna vertebral y la circulación sanguínea en el área pélvica son la base de la salud de la mujer. Un mal flujo sanguíneo y linfático puede causar varios problemas, como enfermedades ginecológicas, dolor y pesadez en la parte inferior del abdomen y en la zona lumbar, hemorroides, trastornos sexuales y problemas intestinales. En la práctica del yoga, hay ejercicios que afectan principalmente las funciones del cuerpo que son importantes para la salud de la mujer y sirven como prevención de ciertas enfermedades.

En Genial.guru, hicimos una recopilación de posturas de yoga sencillas que ayudarán a recuperar la salud y te harán sentirte bien. Y las puedes realizar en cualquier momento del día.

1. Mariposa

Тécnica: siéntate derecha, junta los pies, separa las rodillas y bájalas lo más cerca posible del suelo. Para controlar la postura, puedes apoyar la espalda contra la pared pegando el sacro y los omóplatos a ella. La zona lumbar no tiene que tocar la pared. Trata de estirar el torso hacia arriba lo más que puedas.

Tiempo de ejecución: 1 a 3 minutos

Resultado: alivia la tensión abdominal, relaja la parte interna del muslo, aumentando la movilidad de las articulaciones de la cadera y nivelando el ciclo menstrual.

2. Torsiones

Técnica: siéntate en una superficie plana, dobla ligeramente las piernas, de modo que las rodillas estén ubicadas en el mismo nivel de las articulaciones de la cadera. Mantén tu espalada recta, las piernas deben estar cruzadas de modo que las rodillas se apoyen en los pies. Pon la mano izquierda atrás y la mano derecha sobre la rodilla izquierda. Al inhalar, estira el torso hacia arriba y gira a la izquierda, mantén la posición durante 20 segundos. Haz el giro en otra dirección.

Tiempo de ejecución: 2 minutos

Resultado: relaja la columna vertebral, mejora la digestión, reduce la talla de la cintura.

3. Ejercicio de “abedul” contra la pared

Técnica: recuéstate sobre la espalda, levanta las piernas, estíralas y apóyalas sobre la pared, puedes separar las piernas a lo ancho de los hombros. Las manos están estiradas hacia los lados. Relájate, estirando las piernas empuja los omóplatos y las costillas hacia arriba. Mantén esta posición y trata de respirar de manera uniforme y profunda.

Tiempo para ejecución: 3 a 5 minutos

Resultado: abre el área del tórax, relaja los hombros, el abdomen, mejora el flujo linfático, elimina el hinchazón de las piernas, estimula los órganos abdominales; quita la fatiga y el mal humor.

4. Postura del héroe

Técnica: ponte de rodillas y luego siéntate lentamente entre tus talones, con los pies colocados a ambos lados de las caderas. Junta tus palmas y mantenlas delante de ti. Estira el torso hacia arriba abriendo el área del tórax. Respira profundamente.

Tiempo de ejecución: 1 minuto

Resultado: estira los músculos de las caderas y el perineo, alivia las sensaciones dolorosas durante la menstruación, mejora la movilidad de las articulaciones de las caderas.

5. Estiramiento con piernas separadas

Técnica: siéntate con la espalda recta, separa las piernas lo más que puedas. Inhala y levanta los brazos, al exhalar, inclínate hacia adelante, pero sin redondear la espalda. No intentes ir más abajo si no puedes mantener la espalda recta; mantén tu columna vertebral lo más recta posible.

Tiempo de ejecución: 1 minuto, 8 a 10 veces

Resultado: fortalece la columna vertebral, elimina los pinzamientos en el área de la ingle, estimula la circulación sanguínea en el área pélvica y la actividad ovárica, regula el ciclo menstrual, previene la celulitis.

6. Postura del héroe boca abajo

Técnica: siéntate sobre la colchoneta con la pelvis apoyada en los talones, separa ligeramente las rodillas hacia los lados. Inclínate hacia adelante apoyando el pecho sobre las rodillas. Extiende los brazos lo más adelante posible con la pelvis bien apegada a los talones, baja la frente al suelo y permanece en esta posición.

Tiempo de ejecución: 1 minuto.

Resultado: relaja la región lumbar y las cervicales, estimula la circulación sanguínea en el área pélvica.

7. Perro mirando hacia abajo

Técnica: siéntate sobre los talones con las rodillas ligeramente separadas y, desde esa posición, pon las manos lo más lejos posible hacia adelante, estirándote bien. Levanta la pelvis, endereza los brazos y las piernas. Transfiere tu peso hacia las piernas, tratando de apoyar completamente los talones al suelo. Mantén la línea recta de los brazos y de la columna vertebral, sin redondear la espalda.

Tiempo de ejecución: 2 veces de 30 segundos

Resultado: renueva las células cerebrales, mejora la tez, estira los músculos posteriores del muslo, reduce la celulitis, estira la columna vertebral, elimina los pinzamientos en la región cervical.

8. La postura del bailarín

Técnica: párate derecha y, desde ahí, saca la pierna izquierda hacia atrás, flexiónala y sostenla con la mano izquierda agarrándola del tobillo. Tensa la pierna flexionada hacia atrás y hacia arriba. Estira la mano derecha hacia adelante. Repite el ejercicio con la otra pierna.

Tiempo de ejecución: 30 a 40 segundos en cada pierna

Resultado: mejora la postura corporal y, asimismo, la función renal; acelera el metabolismo.

9. Puente sobre hombros

Técnica: acuéstate boca arriba, flexiona las piernas, coloca los pies separados al ancho de los hombros, extiende los brazos a lo largo del cuerpo. Levanta la pelvis y arquea la espalda, sin despegar los hombros, el cuello y la cabeza del piso.

Tiempo de ejecución: 1 minuto.

Resultado: elimina el dolor de espalda, fortalece los músculos abdominales y el peritoneo, previene la menstruación dolorosa, reduce los depósitos de grasa en la cintura, mejora la digestión.

10. Relajación

Técnica: acuéstate boca arriba, si es necesario, coloca una almohadilla pequeña debajo de la cabeza. Flexiona las piernas, colocando los pies lo más cerca posible de la pelvis. Separa las rodillas y junta las plantas de los pies. Extiende los brazos hacia los lados a lo largo de la línea de la articulación de los hombros. Al exhalar, relájate completamente.

Tiempo de ejecución: 3 minutos

Resultado: relaja los músculos, proporciona efectos positivos en la psique, elonga lentamente la cintura y los muslos internos, estimula la circulación sanguínea en el área pélvica, mejora el flujo linfático.

Estos ejercicios los puedes realizar en el entorno de tu hogar sin haber tenido ningún entrenamiento previo especial.

Ilustrado por Natalia Okuneva-Rarakina para Genial.guru