7 Reglas que siguen las personas educadas en la playa para no estropear su descanso ni el de los demás

La temporada de vacaciones está en pleno apogeo. En las playas todo el mundo quiere darse un chapuzón en el agua fresca y broncearse como un chocolate. Sin embargo, no todos los veraneantes se comportan educadamente. Algunos escuchan música al máximo, otros dejan un montón de basura, mientras que otros juegan a la pelota, arriesgándose a golpear a alguien en la cabeza.

Genial.guru te dirá cómo tiene que comportarse decentemente la gente en la playa para no estropear las tan esperadas vacaciones.

1. Dejar las joyas en casa

A pesar de la tentación de complementar tu look playero con accesorios, es mejor limitarse a un sombrero y unas gafas de sol. Los pendientes, pulseras y colgantes se pueden perder fácilmente en el agua. Además, la arena puede dañar algunas de las joyas. ¿Quién quiere una marca de bronceado en forma de collar?

2. Ir sin maquillaje

La playa no es un lugar para un maquillaje notorio. Un poco de corrector y brillo de labios será suficiente. Y no olvides el protector solar. A la hora de ir a la playa, es mejor olvidarse del perfume. En ningún caso debes aplicarlo sobre la piel, ya que bajo la influencia de la luz solar puede provocar la aparición de pigmentación. Además, el aroma del eau de toilette puede resultar desagradable para los demás.

3. No ingresar a un restaurante o cafetería en traje de baño

Caminar fuera de la playa en traje de baño se considera de mala educación. Si vas a un restaurante cercano por algo refrescante, recuerda: si el establecimiento está ubicado justo en la playa y su piso es reemplazado por arena, simplemente ponte un pareo encima. Si el piso del restaurante o café no es de arena, entonces debes vestirte completamente. Y es mejor cambiarse de ropa y deshacerse de un traje de baño mojado, para no dejar marcas de humedad en las sillas.

4. No llevar alimentos contigo

Los expertos en etiqueta desaconsejan comer en la playa. Instan a no llevar recipientes con abundante comida y limitarse solo a agua y bocadillos para los niños. La mayoría de las playas cuentan ahora con una excelente infraestructura, y en caso de apetito siempre puedes ir al café más cercano a tomar un refrigerio recién preparado, y no un alimento que estuvo expuesto al sol por un tiempo prolongado.

Y por supuesto, no debes dejar envoltorios de helados o de chocolates, cáscaras de sandía o carozos de bayas y botellas vacías en la playa. Todo debe guardarse en una bolsa separada y tirarse a la basura.

5. No alimentar a las gaviotas

En cualquier costa las gaviotas rodean a los vacacionistas con la esperanza de que alguna persona amable comparta con ellos un trozo de comida. Sin embargo, se desaconseja encarecidamente alimentar a las gaviotas. Esto es perjudicial para las aves mismas, ya que deben tener su propia fuente de alimento y no depender de las hamburguesas y papas fritas de los humanos. Además, hubo casos en que las gaviotas atraídas se lanzaron directamente hacia las personas y les quitaron la comida de las manos. Por lo tanto, alimentar a las gaviotas no es una actividad linda, sino bastante peligrosa tanto para las personas como para las aves.

6. Tapar los pozos en la arena

Los castillos de arena en la costa, rodeados de fosos, ciertamente lucen geniales. Toda esta diversión te permite divertirte junto al agua. Sin embargo, para no arruinar las vacaciones de alguien provocándole un esguince de tobillo, debes tapar todos los pozos antes de irte de la playa.

7. Cambiarse de ropa en cabinas especiales y no cubrirse con una toalla

A veces, las colas en los vestuarios se extienden por toda la playa, y quieres deshacerte del traje de baño mojado lo antes posible. Algunos han encontrado una alternativa a los vestuarios: una toalla. Sin embargo, esto también es un signo de mal gusto. Tienes que cambiarte de ropa solo en lugares especialmente designados y desde una edad temprana enseñar a los niños a hacer esto.

¿Te gusta estar en la playa? ¿Qué comportamiento de los demás en estas condiciones te molesta más?

Compartir este artículo