Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10 Lugares del mundo cuyos orígenes esconden fascinantes leyendas

Las leyendas son relatos que se transmiten de boca a boca a través de varias generaciones. Combinan realidad con ficción, y casi siempre tratan de explicar de manera fantástica el origen de las cosas o de los rincones más misteriosos de la Tierra. Ejemplos de eso son algunos lugares alrededor del mundo, cuyos orígenes ocultan asombrosas historias que vale la pena conocer.

Las leyendas generan una gran fascinación y Genial.guru lo sabe. Es por eso que quiere compartir contigo 10 lugares alrededor del mundo cuyos orígenes esconden increíbles historias.

1. Cataratas del Niágara

Las impresionantes cataratas del Niágara, situadas en la frontera entre Canadá y Estados Unidos, tienen una leyenda que cuenta cómo se formaron. Esta dice que, hace mucho tiempo, era momento de apaciguar a los dioses de la región.

Una joven llamada Lewala, o “Doncella de la niebla”, se ofreció para hacerlo. Se subió a una canoa y se dejó llevar por las rápidas corrientes de agua. Hinum, el dios del trueno, no estaba de acuerdo con el sacrificio y rescató a la joven. Al mismo tiempo, le enseño cómo combatir a la serpiente gigante que vivía en el río.

Lewala fue corriendo a comunicar la buena noticia a su pueblo. Los habitantes lucharon ferozmente contra la serpiente, ayudados por los consejos de Hinum. Esa tremenda lucha dio forma a las cataratas que hoy conocemos.

2. Nido del Tigre

El Nido del Tigre, o Taktsang, es un hermoso monasterio budista construido en 1692. Está enclavado a mil metros de altura, al borde de un acantilado en el valle de Paro, Bután.

Según la leyenda, el Guru Pasmasmbhava voló hacia allí en el lomo de un tigre volador, y se detuvo a meditar dentro de una cueva que hoy forma parte del monasterio. El sitio le agradó tanto que se quedó tres meses, tres semanas, tres días y tres horas meditando allí.

3. Lago Titicaca

El lago Titicaca se ubica entre Bolivia y Perú, y se encuentra rodeado de montañas y leyendas. Los habitantes de la zona cuentan que antes, en el lugar ocupado por las aguas, existía un valle muy fértil. Allí vivían los hombres, con la seguridad del alimento constante y la protección de los dioses, o Apus. Solo se les prohibía una cosa: subir a la cima de la montaña, donde se guardaba el fuego sagrado.

Pero el diablo, un ser malvado, los desafió a escalar las alturas para demostrar su valentía. Y ellos accedieron. Los Apus se enojaron muchísimo al ver la desobediencia de sus protegidos y enviaron miles de pumas a exterminarlos. El dios del Sol, Inti, se entristeció tanto por el macabro espectáculo que lloró, inundando el valle con sus lágrimas.

El agua ahogó a los pumas. Solo sobrevivieron un macho y una hembra, quienes, al amanecer, vieron asombrados cómo el valle se había transformado en un precioso lago, y sus compañeros pumas, en estatuas de piedra.

4. Iglesia de San Olaf

En Tallin, la capital de Estonia, se alza una preciosa iglesia con una torre llamativamente alta que se eleva sobre el casco histórico de la ciudad y se ve desde todos los ángulos. Esa torre de 124 metros de altura esconde una misteriosa leyenda. Cuando los nobles de la ciudad proyectaron construir la iglesia, quisieron sobresalir. Por eso, diseñaron una torre, la más alta del mundo, la cual podría verse desde lejos.

La finalidad era atraer a los comerciantes extranjeros, pero el problema estaba en que ningún constructor quería arriesgarse a construirla, y los pocos que accedían pedían un sueldo por demás elevado. Un día apareció un misterioso hombre que dijo atreverse a construir la torre con una condición. Si adivinaban su nombre, no pediría una moneda por su trabajo. Los nobles se devanaban los sesos procurando adivinar cómo se llamaba el hombre, pero sin conseguirlo. Hasta que, investigando, llegaron a la casa del sujeto. Desde afuera oyeron cómo una mujer le decía a un niño que su padre, Olaf, vendría pronto con mucho dinero.

El misterio estaba develado. Corrieron a la torre y desde abajo le gritaron al constructor, quien se hallaba en la punta trabajando, “¡Olaf! ¡Olaf!”. Este se sorprendió tanto al escuchar su nombre que perdió el equilibrio y cayó. Cuando los nobles se acercaron al cuerpo, de la boca del hombre salieron una culebra y un sapo. Así se dieron cuenta de que las fuerzas oscuras habían intervenido en todo el asunto.

5. Cataratas de Multnomah

En el estado de Oregón, Estados Unidos, existe una cascada tan majestuosa que cada año recibe a más de 2 millones de visitantes. Sin embargo, la belleza del lugar esconde una triste leyenda. En la antigüedad, allí vivían nativos americanos.

El jefe de la tribu Multnomah tenía una hija muy hermosa que se encontraba en edad de casarse. Su deber como padre lo obligaba a buscarle el mejor marido posible. El afortunado fue un joven de una tribu vecina. Cuando la organización de la boda estaba en pleno desarrollo, una terrible enfermedad azotó a los habitantes, provocando muchas muertes.

El consejo de sabios fue convocado y, por voto unánime, se decidió que era necesario sacrificar a una doncella. Sin pensarlo dos veces, la preciosa hija del jefe se lanzó desde la cascada, cambiando su vida por la de su querido pueblo.

6. Monte Etna

Sobre la costa siciliana se eleva el volcán más alto y activo de Europa: el Monte Etna. La primera erupción de la que se tiene registro fue en el año 1 500 a. C., y sigue activo hasta el día de hoy. Los griegos contaban una fantástica historia sobre este volcán. Afirmaban que las erupciones eran causadas por un dragón de 100 cabezas que habitaba debajo del monte.

El monstruo, llamado Tifón, era el hijo de la diosa de la tierra, Gea. La rebeldía de Tifón molestó a Zeus y este lo condenó a vivir aprisionado bajo tierra. Cada vez que el monstruo da rienda suelta a su ira, escupe fuego, arroja enormes columnas de humo y deja que la lava corra por las laderas del volcán, asustando a todos.

7. Puente del Diablo de Martorell

En un lugar llamado Martorell, existe un puente de origen romano con una curiosa leyenda detrás. Una viejecita cruzaba el río todas las mañanas para buscar agua de la fuente que se encontraba en la orilla opuesta. Cansada de saltar sobre las piedras y mojarse los pies todos los días, deseó que hubiera un puente.

En ese momento se le apareció el diablo, hábil negociante. Le propuso construir el puente de sus sueños en una sola noche a cambio de algo: el alma de la primera persona que lo cruzara. La viejecita aceptó la oferta y se fue a dormir. El diablo trabajó toda la noche y, al día siguiente, espero ansioso en el otro extremo del puente, seguro de que se quedaría con el alma de la anciana.

La mujer salió de su casa con un cesto en el brazo. Al llegar al borde del puente, levantó la tapa del cesto y desde adentro salió disparado un asustado gato negro, quien cruzó la construcción corriendo. “Todo tuyo”, le dijo la anciana al diablo. Y así es como hoy nadie teme pasar por el puente, mientras el diablo mira con el gato negro al lado.

8. Calzada del Gigante

La Calzada del Gigante se ubica en el norte de Irlanda. Los científicos descubrieron que la extraña formación rocosa se debe a la acción de la lava, la cual corrió por allí durante 60 millones de años. Sin embargo, la leyenda que cuentan los lugareños es más interesante. Dicen que un gigante irlandés llamado Finn McCool tenía una eterna disputa con otro gigante escocés, llamado Benandonner.

Cansado de pelear, Finn McCool decidió construir una especie de puente, así Benandonner podría atravesar el mar, ya que no sabía nadar. De una vez podrían pelear mano a mano y terminar con las ofensas. Luego de unos días de trabajo, el gigante cayó dormido de cansancio. De pronto, su esposa oyó un estruendo. Eran las pisadas del gigante escocés, quien venía. Al ver su enorme tamaño, la esposa de Finn se asustó y comprendió que jamás ganaría la pelea. Así que, rápidamente, tapó a su esposo con la manta más grande que tenía y le cubrió la cabeza con un gigantesco gorro.

Cuando el escocés se acercó lo suficiente, ella salió de la casa, le señaló al durmiente y dijo que no hiciera ruido o su bebé despertaría. Benandonner pensó que, si el bebé era tan grande, el padre lo sería mucho más, y salió huyendo, rompiendo la calzada recién construida para que nadie pudiera perseguirlo.

9. Monte Fuji

Situado en Japón, el monte Fuji no solo atrae por su imponente presencia, que lo hace visible desde todos los ángulos, sino también por la leyenda romántica que esconde su origen. La historia habla de un cortador de bambú que un día encontró una bebita hermosa adentro de una rama. Conmovido, la llevó a su casa y la crió como si fuera su hija.

Al crecer, la niña se convirtió en una joven de impresionante belleza. Muchísimos jóvenes pidieron su mano, pero fueron rechazados, incluido el emperador. La joven confesó el porqué. Ella venía de la Luna, y había sido enviada a la Tierra para apaciguar la guerra que allí se producía. Su único deseo era regresar con los suyos. Cuando vinieron a buscarla, el emperador, enceguecido de amor, envió a su ejército a luchar contra la familia de la joven.

Sin embargo, una luz muy brillante lo hizo cambiar de idea. Agradecida, la joven le dio una carta y el elixir de la vida eterna. En lugar de beberlo, el emperador pidió ser llevado a la montaña más alta y ser quemado junto a esos regalos, creyendo que así llegaría a la Luna, junto a su amada. En lugar de eso, consiguió encender un fuego que no ha podido apagarse.

10. Media cúpula de Yosemite

El valle de Yosemite, en California, tiene una llamativa formación rocosa que atrae a escaladores osados de todo el mundo. Su origen está basado en una desafortunada leyenda. Esta narra la historia de una mujer y su marido, quienes emprendieron un viaje a través del extenso valle llamado Ahwahnee.

La mujer llevaba una pesada cesta, mientras que el hombre, solo un bastón. Cansada de caminar bajo el ardiente Sol, ella se detuvo a beber a la orilla de un lago cercano. Tanta sed tenía que se bebió toda el agua y el lago se secó. La vegetación de la zona se marchitó debido a la falta de agua, y el marido, enfurecido, levantó su bastón para golpear a la mujer.

Ella corrió asustada y, en un momento, levantó la cesta para defenderse. En esa postura se encontraban cuando el Gran Espíritu del Bosque los convirtió en piedra. Dicen que, si miras la roca desde cerca, aún se puede ver el rostro de la mujer, cuyas lágrimas caen silenciosas. Hoy se conoce al lugar como la media cúpula de Yosemite y la Columna de Washington.

De todas estas geniales leyendas, ¿cuál te gusto más? ¿Conoces algún otro lugar cuyo origen oculte una historia misteriosa? ¡Cuéntanos lo que sabes en la sección de comentarios!