Qué pasaría si la Luna fuera 10 veces más brillante

Curiosidades
hace 8 meses

La gran bola de fuego que se encuentra a miles de kilómetros de nosotros es el objeto más brillante de nuestro sistema solar, y también el más grande. Si Júpiter tuviera el tamaño de una pelota de baloncesto, la Tierra sería una pequeña uva. Pero el Sol hace que incluso Júpiter parezca una broma. Esa gran bola ardiente en el cielo está compuesta por hidrógeno y helio, y tiene 1.400.000 kilómetros de diámetro, lo que la hace más de 100 veces más ancha que nuestro pequeño planeta azul. La temperatura es de 5540 °C en la superficie y de 15.000.000 °C en el núcleo.

En cambio, la Luna es un poco más fácil de entender, ya que tiene unos 3500 kilómetros de diámetro, lo que equivale a menos de un tercio de la Tierra. Puede parecer muy grande flotando en el cielo, pero eso es porque es el objeto más cercano a nosotros. ¿Qué pasaría si la situación (o en este caso, los cuerpos celestes) cambiase y de pronto la Luna se volviera más brillante que el Sol? Exploremos varios escenarios.

Escenario 1. Si la Luna es más brillante que el Sol, las noches serán más brillantes que los días. Esto significa que tu ciclo de sueño se verá interrumpido. Todos los animales nocturnos estarán totalmente confundidos. ¿Cuándo es el momento de salir a comer? En los polos norte y sur, las noches y los días se prolongan durante meses, por lo que los habitantes de la región ya tienen una idea de lo que es dormir a las 11 de la noche con el Sol brillando encima de ellos. Para el resto de nosotros, no será fácil.

Supongamos que estás acampando y que cocinas un impresionante platillo para prepararte para las noches oscuras. Mientras te adentras en el bosque, encuentras un lugar con una vista impresionante del lago y el cielo despejado. Son las 7 de la tarde, enciendes una hoguera para hacer unos bocadillos y preparas el telescopio. El único problema es que, cuando el Sol comienza a ponerse, la Luna ilumina el cielo aún más. Sorprendentemente, no hace tanto calor como podrías imaginar, ya que no hay luz solar directa, pero a pesar de eso sigue haciendo bastante calor.

Escenario 2. En cualquier caso, las temperaturas de seguro aumentarán. Eso significa que la nieve se derretirá antes de que puedas decir “¿Eh? ¿Qué está pasando?”. La nieve sobre los casquetes polares será la primera en derretirse, seguida de los mismísimos casquetes polares. Con tanto calor, el nivel del mar ascenderá y hará que las pequeñas islas remotas dispersas por el océano queden bajo el agua. Las ciudades costeras se hundirán, y todo el mundo se mudará hacia las regiones continentales. Probablemente, esto provocará una reacción en cadena en la economía mundial. No habrá más inviernos, lo que significa que no habrá más actividades invernales, como el esquí, el snowboard o las guerras de bolas de nieve. Los animales y las plantas de todo el mundo se verán afectados. El mundo se convertirá en un gran desierto. El agua escaseará con el paso de los años, pero las personas encontrarán la manera de conservarla.

Escenario 3. Estás sentado detrás de tu escritorio, aburrido. Tu negocio no marcha bien, la gente no está comprando tantos lentes de sol como pensabas. De pronto, la Luna brilla más que el Sol. Ahora, todo el mundo necesita llevar lentes las 24 horas cuando sale a la calle. No puedes con la demanda de lentes de sol, así que contratas a más empleados. Tu tienda prospera y se convierte en el mejor negocio de lentes de sol del país. No se recomienda mirar al cielo en ningún momento del día ni de la noche. Cada día, las ciudades se cubren con grandes domos para reducir la luminosidad. Los lentes de sol vienen en diferentes tamaños y formas para diferentes momentos del día. Algunos se ajustan a la cabeza, mientras que otros son como grandes cascos.

Escenario 4. La atmósfera de la Luna es tan fina que no puede contener nada. Al igual que en los desiertos de la Tierra, no hay nubes que traigan algo de lluvia, y por eso siempre hace calor o frío. Sí, el mayor desierto del mundo es el continente de la Antártida, un desierto frío y estéril, y no el desierto del Sahara. Así que, si aún quieres aterrizar en la Luna, mejor piénsalo dos veces ahora. Las personas que trabajan en la Estación Espacial Internacional tendrán que buscar una nueva oficina. La Luna será demasiado brillante como para que puedan verla, teniendo en cuenta lo cerca que están de ella. Si la Luna es más brillante que el Sol pero sin la parte del calor, entonces la Estación Espacial solo necesitará ajustes para mantener la luz afuera.

La razón por la que vemos la Luna con distintas formas es por su posición con respecto al Sol. A diferencia de la Tierra, la Luna no gira, está como pegada a nosotros y siempre muestra la misma cara. Así que, dependiendo de su posición durante el mes, tendremos una noche superbrillante durante la luna llena y noches relativamente brillantes durante el resto del mes.

Escenario 5. Si la Luna se hiciera más brillante que el Sol, produciría más calor que él y probablemente se haría más grande. La gravedad en la Tierra cambiaría significativamente debido al nuevo tamaño de la Luna. Toda la estructura orbital se alteraría y afectaría a los objetos celestes que flotan en el espacio. Pronto, los planetas comenzarían a orbitar alrededor de la Luna, y la Tierra podría alejarse más del Sol. Si eso sucediera, todo tendría que reajustarse a los cambios radicales de la gravedad. Una gravedad débil haría que los edificios no tengan unos cimientos sólidos sobre los que asentarse y terminen derrumbándose. Los puentes y los grandes monumentos tampoco se sostendrían. La gente no podría caminar correctamente, se movería de forma extraña.

Escenario 6. En muchos de estos escenarios, he mencionado que la Luna simplemente sería más brillante que el objeto que emite la luz. Pero, en este caso, la luz tendría que venir de la Luna reflejándose en el Sol, lo que significa que el Sol sería dos veces más brillante de lo que es ahora. Si el Sol se hiciera 100 veces más grande, dispararía más rayos que pueden ser dañinos y emitir mucha radiación perjudicial para todo ser vivo en la Tierra.

La gravedad del Sol atraería a más planetas y haría que otros objetos del espacio se unan a la órbita. Los planetas festejarían en nuestro club galáctico, y podríamos salir expulsados de nuestro curso orbital. Por supuesto, esto supondría un mayor riesgo para todo lo que hay en la Tierra, ya que las cosas se calentarían y se secarían más que antes.

Escenario 7. Si decimos que la Luna se hace más brillante, también podríamos suponer que se acercaría más a la Tierra. El brillo no será el problema aquí, ya que la gravedad provocará grandes cambios en nuestro planeta. Pero todos los días, las 24 horas del día, habrá marea alta. Será tan extrema que habrá constantes inundaciones en todas las ciudades costeras. Todas las islas quedarán sumergidas, lo que aumentará la población de las ciudades del interior. La vida marina vivirá su mejor momento cuando el agua se apodere de la tierra.

Los barcos tendrán que ser rediseñados para las nuevas condiciones, y también los submarinos. El transporte aéreo será la prioridad, pero los grandes cruceros tendrán un aspecto futurista y una capa extra para soportar las duras olas. La noche será bastante brillante en los días normales. La temperatura global aumentará, lo que derretirá la nieve y hará que el nivel del mar aumente aún más. Los cometas y otros objetos celestes se verán atraídos por una atracción gravitatoria más cercana, por lo que siempre tendremos que mirar hacia arriba cada vez que salgamos a la calle.

Pero no te preocupes. La Luna sigue ahí arriba, como lo hará durante mucho tiempo. La relación entre la Tierra y la Luna es... complicada. Por suerte, solo tenemos un satélite natural. Otros planetas del sistema solar tienen múltiples lunas que giran a su alrededor. Algunas son tan enormes que tienen el tamaño de la Tierra. Imagina qué pasaría si varias de ellas afectaran a nuestro hogar. Pero ese es un tema para una historia completamente distinta.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas