Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Qué es una dieta metabólica y por qué realmente funciona

En el mundo hay una infinidad de dietas. Pareciera que los deseosos por adelgazar tienen muchas opciones de dónde elegir. Sin embargo, no todos los sistemas son beneficiosos para la salud y realmente efectivos. Diane Kress, una nutricionista certificada de EE. UU., ha trabajado en un nuevo sistema de alimentación y escribió titulado The Metabolism Miracle. Nosotros te hablaremos sobre las ventajas y desventajas de esta dieta.

Diane Kress trabajó muchos años en el tratamiento del sobrepeso y la diabetes tipo 2 en diferentes pacientes. Su libro está basado en su experiencia propia y el estudio de hechos médicos científicos, y no ha pasado desapercibido por la sociedad. En 2010, el Daily Mail otorgó a The Metabolism Miracle el título del libro dietético del año.

Genial.guru ha leído el libro de Diane Kress y sus principales afirmaciones para compartir contigo información sobre la dieta metabólica.

Cómo funciona esto

Al adelgazar, las personas a menudo se enfrentan con un hecho científico demostrado bajo el nombre de "efecto plató": el peso no quiere disminuir a pesar de que la persona continúa respetando la dieta.

El asunto consiste en que nuestro organismo trabaja en un modo de economizar cada una de las calorías. Su objetivo principal es proteger al cuerpo del hambre a cualquier costo y considera que las reservas de grasa son una bendición. Por eso, al reducir las raciones de grasa el organismo comienza a disminuir el metabolismo para economizar la energía.

El objetivo de la dieta metabólica es una especie de reinicio de algunos órganos: el páncreas y el hígado. Después del descanso, entran en un nuevo modo de trabajo, que corresponde al nuevo metabolismo.

Dos metabolismos

La autora de la dieta metabólica Diane Kress considera que existen dos tipos principales de metabolismo: el normal, llamado metabolismo A, que poseen las personas delgadas, y el metabolismo B, el cual tienen las personas con exceso de peso. El cuerpo de las personas con sobrepeso es incapaz de utilizar adecuadamente la glucosa; en consecuencia, las células grasas acumulan grasa con mayor intensidad: estos son los síntomas de un síndrome metabólico.

Podría parecer que la reducción de calorías igualmente dará lugar a la reducción de peso. Sin embargo, esto no es así. Nuestro metabolismo depende mucho de la hormona denominada insulina. Esta es responsable de la disminución de concentración de glucosa en la sangre. Y el exceso de insulina nos obliga a tolerar más lo dulce. Además, atrae el glucógeno del hígado, lo que lleva a un aumento de glucosa en la sangre, y las células grasas almacenan grasa activamente.

Se genera un círculo vicioso: somos más tolerantes a lo dulce, esto aumenta el nivel de insulina, y nosotros nuevamente queremos algo más dulce. Y cuando nos privamos de glucosa, es decir de lo dulce, el exceso de insulina que no se utilizó causa una fuerte sensación de hambre. Realmente, adelgazar bajo tales circunstancias metabólicas es bastante difícil.

Tres etapas

Y así, la dieta metabólica tiene por objeto reparar el mecanismo del metabolismo con ayuda de un enfoque especial de alimentación. Este tiene 3 principales etapas, cada una con sus propias particularidades.

Primera etapa: la más difícil

Tiene como objetivo que el páncreas deje de producir una gran cantidad de insulina y básicamente es una dieta baja en carbohidratos.

La etapa dura 8 semanas. Cada día hay que consumir menos de 25 gramos de carbohidratos y Diane Kress recomienda dividirlos en 5 comidas, recibiendo en cada una 5 gramos. La autora destaca que por lo general está en contra de las dietas bajas en carbohidratos a largo plazo, pero que una abstinencia de carbohidratos no muy larga es el único método no médico para volver a la normalidad los procesos de producción de insulina.

Diane Kress francamente nos dice que en el transcurso de los primeros 3 días de la dieta, nos sentiremos cansados, sin fuerzas, irritados, hambrientos e incluso experimentaremos una ligera debilidad y vértigo. Así es como ocurre el proceso de adaptación a la nueva alimentación, pero en el cuarto día nuestro estado de ánimo volverá a la normalidad.

Etapa dos: fase de adelgazamiento

En este momento, se baja de peso, por lo que durará el tiempo necesario para deshacerse del exceso de peso. Las principales reglas: no consumir más de 60 gramos de carbohidratos, de 11 a 20 por ración de comida. En tal caso, el páncreas, que ahora se encuentra descansado, poco a poco se incorporará a realizar sus labores acostumbrándose a trabajar de la manera correcta.

Etapa tres: para toda la vida

La tercera etapa tendrá que conservarse para siempre, pero sus reglas no son tan estrictas.

Para mantener el peso en el nivel ideal, es conveniente mantener las siguientes condiciones particulares de alimentación. Primero que nada, la autora nos sugiera calcular la cantidad de calorías necesarias para mantener el peso, considerando el género, la edad y la actividad física, además de que el organismo es propenso hacia un tipo de metabolismo incorrecto del cual que hablamos al principio.

Más adelante, se asume que la persona consumirá una porción de carbohidratos en cada comida y se alimentará 5 veces al día, rechazando los pasteles, pero permitiéndose los postres bajos en calorías y las frutas. Pero en cualquier caso, las porciones de carbohidratos deben de ser estrictamente controladas.

Características de la dieta

  • En la primera etapa, la autora nos propone rechazar los carbohidratos "rápidos" y "lentos", tales como la pasta, los cereales y el pan. La base de la dieta se compone de proteínas y verduras, y también versiones bajas en carbohidratos de los productos antes mencionados. Pero los productos permitidos no se pueden comer en exceso, ya que la autora destaca la necesidad de controlar las porciones.

Así, la base de alimentación para la primera etapa se compone de proteínas: carne sin grasa y sin piel, mariscos, queso bajo en grasa y requesón, huevos y productos de soya no dulces; grasas: versiones ligeras de aceites, cremas, margarina, mayonesa, aceites vegetales, aceitunas, aguacate, nueces y semillas; verduras: alcachofas, espárragos, frijoles verde, brócoli, coles de Bruselas, coliflor, apio, pepinos, berenjena, hongos, variedad de chiles, rábanos y tomates. Por último, los carbohidratos permitidos son los yogures, jugos, malteadas y pudines sin azúcar, y también porciones de productos que contengan menos de 5 gramos de carbohidratos.

  • En la segunda etapa, están permitidos todos los productos que entran en la primera. Además, el menú se complementa con porciones de productos granos, cereales, pasta, pan integral, frutas no dulces y también con recetas de Diane Kress para hornear productos bajos en carbohidratos.
  • En la tercera etapa, después de finalizar la dieta, lo que sigue es continuar cuidando la cantidad de porciones de carbohidratos tomando en cuenta el metabolismo calculado. Al menú regresan las frutas dulces y las bayas, y también pequeños postres. Y no hay que olvidar controlar las porciones.

¿Y tú consideras que para adelgazar es necesario seguir algún tipo de dieta o es suficiente con una correcta y moderada alimentación? ¡Comparte tu opinión en los comentarios!

Imagen de portada depositphotos